Facebook Twitter Google +1     Admin

LOS HIJOS DE LA LUNA

20140927234911-andarin-02.jpg

Luis Sexto

En la foto, El Andarín Carvajal  cuyo sobrenombre es todavía una referencia en el habla coloquial del cubano

Este título puede llegarnos un tanto polisémicamente. Es decir, puede sugerirnos más de un  significado.  ¿De qué trata, pues, Los hijos de la luna, libro de Orlando Carrió?  ¿Es acaso un  texto de ciencia ficción que supone  que allí, en el satélite natural de la tierra, viven personas como nosotros, o parecidas? ¿O  acaso los hijos de  esa lámpara fría que cambia  varias veces de tamaño y de cara  ante nuestros ojos, son esas personas que desde hace mucho tiempo llamamos lunáticos?  

 Posiblemente Orlando Carrió  esté proponiéndonos una pista falsa, o se refiera con título tan enigmático a que las personas que nos presenta son tan excepcionales que sólo caben en el calificativo de locos, esa condición que en los entretelones del lenguaje le damos a todos aquellos que se destacan por su originalidad o por su singularidad. “Es un quemao”,  es un loco, exclamamos ante las conductas que no  podemos explicarnos,  o no sabemos calificar.  Por tanto, estar loco, entre nosotros,  resulta frecuentemente un elogio.

Me parece, así, que el profesor Orlando Carrió, con Los hijos de la luna,  nos ha presentado un conjunto de personajes caracterizados por su exclusividad y que, de alguna manera, con sus actitudes y hechos se han quedado entre nosotros. Eso es, en fin, este libro, publicado por la editorial José Martí: un muestrario de maravillas humanas. Y digo más; es también una relación de personajes que no suelen aparecer en los diccionarios biográficos, porque su originalidad  clasifica en las calles, en los campos, en el vecindario. Ni  la Televisión habitúa a mostrarlos. Pero  alguna vez nos hemos topado con ellos en persona, o al menos,  en libros y periódicos. Y  de ese modo, registrando en libros y  periódicos, Orlando Carrió ha compuesto Los hijos de la luna.  Libro dividido en capítulos clasificadores, es decir, comienza por los personajes heroicos, y sigue por los solitarios, por los indomables, por los inauditos, y otros epígrafes  que caben bajo el techo de personajes populares. Eso son, sí, personajes populares, cuya primera página abre el heroico Matías Pérez, primer retador del aire en nuestra historia.

He de mencionarles algunos. Además de Matías Pérez, nos salen al paso El andarín Carvajal, y Faquineto, aquel portentoso meteorólogo empírico e inspirado de Guanabacoa; también Bigote Gato, el Médico chino, Chicho pan de gloria, Papá Montero, Olga la tamalera, Chacumbele, Seboruco, La marquesa, y muchos más, inclusos personas tan serias y cuerdas como el umpire Amado Maestri, o el viejo Raúl Acosta, cuyo patio en su casa en campos de Pinar del Río se había convertido en un zoológico, con leones y cocodrilos conviviendo entre seres humanos. Es decir, hombres que sin estar loco lo parecían por su excepcionalidad o por su originalidad humanas.

No voy a seguir. Ponga usted cualquiera de esos nombres que recuerde haber oído o haber visto, y quizás esté aquí en este libro confeccionado con honradez. Sí, con honradez. Los libros también necesitan ser escritos con honradez. Y  si Orlando Carrió   extrae del olvido  a tantos personajes populares, se sirve básicamente  de periódicos y revistas. Y lo reconoce,  y cita, incluso,  párrafos de los periodistas que le han servido de fuente.  Si hubiese un premio a la honradez intelectual,  el autor de este libro  tendría mi voto. Y  mi voto  tiene también este libro titulado Los hijos de la luna, que ha reunido en un volumen a toda esa gente que alguna vez hemos visto entre las sombras del anonimato, o  entrevisto  en la distancia de lo desconocido u olvidado. 

(Difundido por Radio Progreso el 5 de septiembre de 2014, en el programa Epigramas, sección Al pie de las letras)

27/09/2014 16:49 Luis Sexto #. Curiosidades



Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris