Facebook Twitter Google +1     Admin

PROBLEMAS DE ESCRITOR

20120319233510-escritores1.gif

Luis Sexto

Ciertos  poetas y narradores, o algún periodista, pueden convertir un poema, un cuento, o un artículo, un reportaje, una crónica en la cápsula de la primera página de un libro. Un libro que se empieza a escribir si el cosmos de alguna de sus semillas es lo suficiente denso como para que el libro intente acumularse a base de una ley de gravitación entre la unidad y el conjunto. A esa inclinación hacia la trascendencia  llamamos vocación de escribir “obra durable de sí”, como decían en el XVI los primeros ensayistas españoles.

El libro promete la perdurabilidad. Al presillarse en volumen, parece tener la espalda ancha o dura como para soportar agravios, incendios, migraciones, y la saña de la ignorancia o la indiferencia. Durante algo más de un año he registrado el devenir de uno de mis libritos de poemas en una librería de La Habana. Cada semana he visto, poco a poco, disminuir aquella inicial ringlera de por lo menos más de cien ejemplares muy reducidos  en su paginación como ha de pesar un poemario: sin un kilogramo de más. Resultó una comprobación dolorosa, de ejecución sumaria  de mi vanidad, que en lo más soterrado de mi intimidad no  es sino ansioso persistir en la justificación de mi existencia. Sin embargo, aunque entre un periodo y el siguiente no notara diferencia, permanecía tranquilo. Es un libro, me decía; estará en ese sitio invitando al lector, provocándolo con la hechura de obra humana. Qué poetizará este, se interrogaría un tanto despectivamente un presunto comprador mientras mirara el nombre del autor de los versos. Por ello, el mejor libro es el escrito y publicado.

Ahora bien, yo no sé escribir un libro. Nunca aprendí, si aprender no supone un leer y ponerse en ósmosis con el autor, aceptando o cuestionando sus códigos, sus estrategias en el proceso de relacionar las cuartillas de la primera en adelante. Leer con intenciones de usurpar la  técnica ajena,  lo he practicado desde la adolescencia. Aún repito como propios aquellos versos del poeta colombiano Restrepo cuando refiriéndose al personaje evocado en el poema, logró este hallazgo, irrepetible en letras, aunque sí deseado como fórmula para el acierto de los aprendices: “…Tenía la ancha sonrisa del maíz”.

La estadística es intuitiva, presumible: Hoy se escriben más libros que los que se publican. Por lo que uno conoce, muchos de los que no se publican están justamente relegados: no son libros. Algunos de los publicados, tampoco son libros, y otros mereciéndolo permanecen en la inedia. Pero, quién se mete a juzgar las opiniones o los intereses de editoriales y editores. Ahora bien, me interesa enfatizar en la moda de escribir libros. Al parecer, innumerables personas se creen aptas para inventar una historia y contarla, o contar los episodios de su vida… Unos aciertan, y otros se quedan entre la realidad y el deseo, como se nombra un poemario  de Luis Cernuda.

Advierto, no me voy a meter con los escritores o con los que pretendan serlo. Yo también me he propuesto ser escritor y por tanto he de ser respetuoso con los que aspiran a quedarse en las páginas de un libro. Me interesa, en cambio, exponer algunas ideas de la actitud propia de cuantos se proponen escribir. Estoy convencido que si un libro no remueve y conmueve, para qué se ha de escribir. Y por lo demás, tengo muy grabado en mi vocación literaria que un libro ha de estar lleno de vida, de original percepción del hombre y su circunstancia. Ello es lo principal. Si sobra eso, la vida, la verdad del vivir, quizás la técnica por avanzada que resulte, es un valor finito, es decir, caduco.

Tal vez deba arrepentirme de haber publicado algo sin vida o sin interés. Y mi promesa cada día es convencerme que no escribo para darme gusto, sino para dar gusto a los lectores. Muy cerca de mí lugar de trabajo, conservo un papelito, la copia de un párrafo del escritor soviético, entonces soviético, Yuri Bondarev. Me parece que nunca he leído una definición más exacta e inteligente sobre el libro. Dice Bondarev: “Crear un valor espiritual –un libro- no es quehacer ocioso, ni juego de imaginación antojadiza, ni gracia de burla juguetona. Es una grave tensión diaria, una lenta y apasionada confesión de hombre a hombre, una confesión hasta el último aliento”.

Y a pesar de mi apego a la forma, tengo cerca otro papelito, esta vez del filósofo Hegel, que dice: Es el contenido el que decide, en el arte así como en todas las obras humanas. Pero, no nos obnubilemos ante el monumental filósofo. El concepto decide si sobrevive a la encarnizada dialéctica con la forma. Y ello es lo verdaderamente decisivo cuando uno acepta la tentación de escribir un libro y se echa durante meses una angustia más. O, como sugería el poeta mexicano Jaime Sabines, se enfrenta a una promesa más y termina en el vacío. (Tomado de http://lapalmadelamano.blogcip.cu/)

 

 

19/03/2012 18:30 Luis Sexto #. Literatura

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: Gildo Inojosa

"Me inclino a creer que el único riesgo del libro impreso, sea de poemas, cuentos, novelas, o de filosofía, sociología, política, hasta de cocina, el único riesgo que amenaza al libro impreso es que los lectores disminuyan, porque no quieran o no sepan leer." Profesor tomo esas palabras suyas prestadas para expresarle cuanto estoy de acuerdo con usted,he leido algunos de sus trabajos en "la palma de la mano" y son practicamente todos dignos de su lectura,no dudamos en ningun momento de su capacidad y valor como autor de libros,pero en lo que si es dificil encontrar un rival para usted en nuestro suelo es en su faceta como periodiosta y polemista,es una pena que tantos trabajos suyos de esta palma de la mano permanezcan sin los debidos comentarios,saludos desde Dade,sus lectores de la mafia

Fecha: 19/03/2012 21:08.


gravatar.comAutor: Modesto Reyes Canto

Ser escritor,amigo Luis,es uno de los pocos castigos divinos que es aceptado con un alto grado de masoquismo por el que recibe esa bendita penitencia aunque a veces la recompensa esperada y deseada llegue tarde o nunca.Quien nace para escibir dejara escrito hasta su epitafio.Un abrazo: Modesto Reyes Canto.

Fecha: 20/03/2012 06:10.


gravatar.comAutor: Juan Criollo

Sr. Luis, siempre he querido escribir un libro, oues como alguien dijo, para dejar nuestra constancia de haber pasado por este mundo, es necesario formar una familia, plantar un arbol y escribir un libro., pero en este empeno siempre resulto noqueado. Ud, es tan buen escrito como periodista, aunque confieso que como periodista lo admiro mas.

Fecha: 20/03/2012 10:55.


gravatar.comAutor: Tiempo Muerto

Amigo Luis ayer u hoy ha salido publicado algo que me ha dejado pensativo,segun dicen por aca debido a la urgente publicacion por las empresas editoras cubanas del libro de Fidel sobre su ultima reunion con intelectuales que duro nada menos que veinte horas,se ha gastado el presupuesto que dichas editoriales tenian para todo el ano,nos parece un poco exagerada esta afirmacion pero de ser cierta me imagino la frustracion de todo el que esperaba ver su libro publicado,pues tendran que seguir esperando por meses,eso es si no se aparece con una nueva reunion para habler sobre los cataclismos pronosticados para este 2012

Fecha: 21/03/2012 19:36.


gravatar.comAutor: Muerto vivo

Tiempo Muerto: por acá se oye quer con un tercio del dinero que los Estados Unidos gastan en producir armas para destruir naciones pequeñas, podría resolver empleo para los millares de norteamericanos y de otros orígenes actualmente sin trabajo. Ahora bien, parece mejor, comparando el uso del dinero, publicar libros contra las armas que publicar armas contra los libros.

Fecha: 22/03/2012 09:31.


Añadir un comentario



No será mostrado.






Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris