Facebook Twitter Google +1     Admin

LA GRATITUD, ESE DEBER

20130312194048-aruca.jpg

Luis Sexto

Ante el deceso de Francisco Aruca

La muerte de Francisco González Aruca  el 6 de marzo pasado en Denver, Colorado,  me ha conmovido.  Primamente, por ocurrir a destiempo: a pesar de sus 72 años, todavía ese cubano lleno de ingenio y de sano criollismo, sobre todo con un micrófono a pie de labios, podría rendir mucho más.  Luego, mis sentimientos se entristecen por haberlo querido fraternalmente desde la gratitud por su obra y su amistad.

Por unos tres o cuatro años, colaboré con Progreso Semanal,  su página web, y me sentí orgulloso por haber formado parte de su equipo de columnistas. Ya era suficiente para estimarlo. Luego, al conocerlo personalmente y oírle contar algunas estaciones de su vida política, más lo quise.

Un mediodía  en La Habana, sentados un grupo de amigos a una mesa generosa, contó  cómo fueron sus orígenes como  peleador a favor de la revolución cubana en territorio de los Estados Unidos. Cuando se marchó de Cuba tenía 20 años. Y se había fugado de una prisión donde cumplía  una condena de 20  por delitos  contrarrevolucionarios. Encontró asilo en la embajada de Brasil.

Tras el salvoconducto, llegó a los Estados Unidos. Más tarde continuó sus estudios. En  la universidad, cuyo nombre no retuve, el profesor  de economía política dijo a  los alumnos que el capitalismo era propicio para el bienestar de una determinada cantidad de afortunados. Pero que siempre habría otra cantidad que debía sufrir la pobreza.

Según reveló Aruca, de formación católica, aquella lección le hizo preguntarse si él había arriesgado su vida y su libertad en contra de la revolución cubana, para que viviera felizmente sólo un  grupo.

De ahí, de ese honrado y autocrítico cuestionamiento, partió el Francisco Aruca  que, a pesar de lograr  el éxito económico,  poco a poco se acercó a su patria, tal como era y es, sin exigirle cambiar en su esencia revolucionaria, aunque  cuando creyó necesario criticarle errores, los criticó.    

Más no puedo decir. Solo agradecerle públicamente  aquel gesto de 2011 cuando, ya en trance de fallecer mi madre, en Miami, él me facilitó gratis, ida y vuelta,  en su empresa Mar Azul, mi rápido vuelo a esa ciudad para despedirme de la mujer que más he amado  y de la cual viví separado las dos terceras partes de mi vida.

Descansa en paz, mi chispeante, criollo, generoso colega y amigo.

12/03/2013 14:40 Luis Sexto #. Política



Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris