Facebook Twitter Google +1     Admin

CON LA MISMA PIEDRA

20080114150025-piedra.jpg

Por Luis Sexto

He oído decir que la infancia es la edad de los porqués. Por qué, papá, o mamá,  brilla el sol, y por qué el mosquito pica, y por qué llueve. Bueno, en fin, quién no ha pasado por el trance de responder a sus hijos, o a sus alumnos, esas preguntas que, al juzgarlas seriamente, no suponen más dificultad que pensar un poco, o consultar un viejo texto, aunque, eso sí, molestan por su insistencia. 

Uno, al ver crecer a sus niños, cree descansar del acoso, sin percatarse que en cualquier momento –sobre todo si uno es periodista- un amigo, un lector, un oyente, te enrostra una pregunta que obliga a añorar la ingenuidad de tus hijos en la infancia. Me acaban de preguntar por qué el hombre tropieza dos veces con la misma piedra.  Quizás el menos apto para responderla sea el hombre mismo. Si nuestra especie pudiera hallar la respuesta exacta, a lo mejor dejaría de topar con la piedra por segunda vez. Pero, por el contrario, tropieza, y le echa la culpa a la insensible e irracional roca. Porque, en definitiva, alguien habrá de tener la culpa... menos el que choca.  

No sé si el tema será del agrado de cuantos habitualmente leen esta columna, digo, si es que tropiezan con ella la segunda semana después de haberla leído por primera vez. Pero ha sido uno de ustedes el que ha echado la interrogante como un pie forzado. O como un desafío. A mí me parece que la pregunta podemos responderla entre todos. Usted o ese, este o aquel tal vez hayan visto en su centro de trabajo que ayer se cometió un error, y semanas, meses, años más tarde el mismo perro vuelve a morder a quienes habían tomado la equívoca decisión. Piensen... ¿eh? 

A mi entender, a los seres humanos les cuesta admitir que se equivocan. Suelen ver lo que hacen otros con una mirada muy filosa, y apenas abren los ojos para ver la actuación propia. Nos falta, así, visión crítica para lo nuestro. Esta palabra –crítica- por momentos se transforma en una palabrota; conozco personas que estallan ante la sola idea de aceptarla, o de practicarla. ¿Y quién detiene el yerro, quién endereza la desviación?  

Ya uno ha vivido lo bastante para comprender que el error de ayer, será igual al de mañana si lo repito en los mismos términos. Dejará de repetirse si la vivencia –esto es, lo que vivimos- se convierte en experiencia. Y el problema, pues,  radica en ese tránsito de lo vivido a lo sabido. Porque usualmente falta el espacio para la reflexión y sobra el espacio para la suspicacia, el rechazo, ante quien, honradamente, recuerda que ayer nos equivocamos adoptando una medida parecida.  

Por esos rumbos debe de andar la respuesta a quien me ha preguntado, como si yo fuera un oráculo, por qué, al decir de un griego, el hombre tropieza dos veces con la misma piedra. En suma y brevemente: tropieza porque quiere hacerlo, o porque no ha sabido decodificar el mensaje del pasado.   (Publicado en Juventud Rebelde, La Habana)  

 

14/01/2008 09:40 Luis Sexto #. Ética

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: Enrique R. Martínez Díaz

Hace mas dos años los romanos formularon el viejo refrán "humanum errarum est"; es muy probable que anteriormente, otras civilizaciones humanas también tuvieran frase similares. Y también es antiguo el dicho de "ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio". Nada nuevo bajo el sol, la posibilidad de equivocarse y volverlo a hacer es parte de la esencia del hombre; desgraciadamente, también existe en muchos la actitud activa contra las críticas; es muy difícil que no haya nadie que cuando lo señalen no trate de defenderse ó descalificar a quien lo critica. El camino hacia ser mejores es largo, tortuoso y lleno de desvíos. No quiero terminar, sin embargo, sin dejar de defender nuestra posibilidad de cometer errores , lo que no debemos nunca es de perder la posibilidad de reconocerlos; a mí me gusta mucho una frase que le atribuyen al poeta bengalí Tagore: "si le cierras todas al error, corres el riesgo de que la verdad se quede fuera".

Fecha: 14/01/2008 10:10.


gravatar.comAutor: Sócrates

Veo que sigues alcahuete,Enrique Martínez,"loca"por la dictadura, pasa el tiempo y no te entra la sensibilidad por tu pueblo sometido y alienado. Debes entender que tu sistema se fue por las cloacas hace mucho tiempo. Entiendo,eso sí,que tienes miedo ya que sabes que se viene el fin.

Fecha: 14/01/2008 10:31.


gravatar.comAutor: Gabriel

Tropezamos dos veces en la misma piedra porque la primera vez el dedo gordo no nos dolió con suficiente intensidad.

La segunda vez, y con el dedo ya magullado, duele mucho más.

Por eso no solemos tropezar la tercera vez.

Un saludo

Fecha: 14/01/2008 13:34.


gravatar.comAutor: Enrique R. Martínez Díaz

Parece que además de tomar como seudónimo el nombre de un sabio, sólo de sabio tiene el nombre el susodicho; a ustedes los estamos esperando desde 1961 (saque cuentas, sabiondo) y no han vuelto a tirarse, a pesar de que la Sierra Maestra y el Escambray siguen estando en el mismo lugar. Y pierde tus esperanzas, rata patética, las cacareantes tiñosas de Miami y otros sitios llevan ese mismo tiempo haciendo los mismos augures, deshaciendo maletas cada nuevo año y hallando consuelo en lamer las botas del Imperator de turno. Y por cierto, la "loca" tiene 9 pulgadas, y por cierto, la uso con las mujeres, no son para los raritos como ud.

Fecha: 14/01/2008 16:48.


gravatar.comAutor: Enrique R. Martínez Díaz

Ya dirigiéndome a personas mas serias, hay hombres (y mujeres), y no pocos, que no chocan dos veces con una misma piedra, sino varias veces; los conozco que saben que la bebida les cae mal, y son borrachos consuetudinarios; los hay que se casan mas de una vez con la misma mujer (y ella con el mismo hombre) y vuelven a divorciarse; los hay que dejan el cigarro cada tres meses. Y así, por tongas. La vida es algo complejo, casi siempre cuando te crees que nada nuevo te va a sorprender, te das cuenta que algo que estaba todos los días ante tus ojos, no era exactamente como tú pensabas. Pero es la vida, y no hay segundo chance.

Fecha: 14/01/2008 17:00.


gravatar.comAutor: Carlos

El mejor ejemplo que me viene a la mente con chocar dos y tres veces con la m isma piedra es la busqueda socialista (estalinista)de desarrollo. Primero Rusia y despues (por la fuerza, todas las excolonias sovieticas del este europeo. Todas fracasaron economicamente - y sin bloqueo- Recuardo al principio de la revolucion cuando Fidel mintio y dijo que Rusia no se iba a enganchar en el tren de la revolucion cubana que era mas verde que las palmas (como el melon-por fuera) a raiz de la masacre del ejercito rojo en hungria y checoslovaquia, en uno mde sus primeras declaraciones a Bohemia.
En fin, como si fuera poco, el solo ejemplo del desastre economico cubano, no le ha bastado a los pueblos lationamericanos para volver a experimentar y flirtear con el comunismo en Venezuela, bolivia etc, etc.
Nada que se siguen haciendo chichones con la misma piedra.
Por eso un sabio dijo una vez que los pueblos tienen los gobiernos que se merecen!

Fecha: 14/01/2008 21:29.


gravatar.comAutor: Ricardo

JEFES DE ESTADO DEL ALBA SE REUNEN HOY EN CARACAS

Veo el articulo de Juventud Rebelde con este titulo de fecha 26 de enero junto a su foto y se pueden ustedes mear de risa, hay una foto de los presidentes Ortega y Chavez los dos hablando y gesticulando en el mismo instante en el que el fotógrafo apretó el disparador de su cámara fotográfica.

Los dos hablan al mismo tiempo. Caballero por favor. Esa incontinencia verbal. ¿No pueden esperar a que uno termine para hablar el otro? ¿Alguien podía distinguir en ese barullo de verborrea diarreica?

No es fácil. Como dijo el Juan Carlos, pero ahora en plural ¿Por qué no os calláis? Donde esta la educación. Donde el protocolo. Donde la cortesía. Estos dos no escuchan, solo les gusta oírse. Lo jodido del caso es que solo estaban ellos dos y han salido en la foto para la posteridad hablando los dos al mismo tiempo.

Caballero, que fotógrafo mas jodedor.

Fecha: 26/01/2008 11:25.


Añadir un comentario



No será mostrado.






Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris