Facebook Twitter Google +1     Admin

FEO EPITAFIO

20160606004849-burocracia.jpg

Luis Sexto, @Sexto_Luis

  Hace unos años pregunté admitiendo que la pregunta y su respuesta eran obvias: ¿Nos hace falta la bondad? Cualquiera de mis lectores podrá decir que la bondad nos desborda, y por tanto lo que acabo de preguntar carece de sentido. En segundo turno, digo que, como lo creo útil, continuaré preguntando, más bien afirmando: sí; nos hace falta la bondad, porque sigo viendo espacios hueros de miradas, gestos y actos bondadosos.

    Tal vez uno de los datos más obvios de la realidad sea el menos obvio. Porque nos hemos habituado a creer que obramos en nombre de la bondad. Y por ello no nos percatamos de que, aunque padecemos de achaques estructurales en nuestra armazón social, la bondad se nos escurre como característica personal. Y cuando me refiero a esta virtud, cuya raíz latina es bonus, bona, bonum -dicho así, como lo exigían mis lecciones de latín adolescente-, aludo a la bondad que ha de permear la conducta política de cuantos nos consideramos revolucionarios en el sentido de personas con ánimo de mejorar la existencia de nuestros semejantes. Incluso de la naturaleza, nuestra madre, y a veces hermana.

   Es cierto que las actitudes burocráticas provienen, en parte fundamental, de la organización en que los seres humanos actúan. Si las decisiones de este o de aquel adquieren el cartel de inapelables, si quien, atrincherado tras un buró, impunemente continúa distorsionando las leyes según su parecer o sus intereses particulares, y se encarama en una torre de papeles, planillas, acápites, citas, cifras, estadísticas y olvida que no solo de papeles vive el hombre, podremos decir que refleja una estructura rígida, vertical, autoritaria.

   Pero no siempre la regularidad  se encarna en la generalidad. Porque uno topa con este o aquel que sabe moverse, aún dentro de la estrechez, guiado por la bondad, es decir, por la comprensión de que su ejercicio de poder, por pequeño que sea, solo se justifica si sirve a sus conciudadanos.

Ya ven: me voy arrimando a la sartén de lo político. Y en estas circunstancias, es decir, en el actual reacomodo estratégico de la sociedad cubana –que no tiene porque asemejarse al reajuste de las capas de la tierra y generar un “terremoto”- la bondad, y su afín solidaridad, tienen que mecharse de política constructiva, de política respetuosa y generosa; nutrirse de la convicción de que la justicia a secas, no traduce el ideal de la Revolución cubana. La justicia, para serlo en términos revolucionarios, necesita de la bondad.

Muerdo las teclas para no excederme, ni ser a mi vez injusto. Pero hemos de atizar la sensibilidad, para comprender las necesidades y los riesgos a que el país se expone si, por ejemplo, no recuperamos rápidamente la conciencia jurídica, y empezamos a preservar intactas las leyes de todos los días, que se quiebran por aquí o por allá, con la complicidad de todos nosotros.  En particular en las oficinas de los organismos encargados de gobernar y administrar los municipios, con su cola de barrios, puebluchos, caseríos; ah, en las oficinas, siempre tan limpias y acogedoras, a veces responden que cinco casas en tal comunidad con las fosas desbordadas, y los patios alfombrados por los excrementos,  no es asunto de ellos.  Y uno pregunta: ¿Y a quién corresponde inquietarse por las necesidades  que abrumen a la gente ?  ¿Y la política y su programa? ¿Y la ley y sus conceptos?  ¿Y dónde se contrata una bomba sanitaria que extraiga las mierda, o quién se debe  preocupar por que las aguas albañales que campean por los patios no causen una epidemia? Eso mismo escribieron hace poco algunos vecinos ai programa Hablando Claro en Radio Rebelde, donde colaboro con Antonio Moltó, José Alejandro Rodríguez, Alina Perera y Ricardo Ronquillo. La carta venía del ex central España Republicana, en el  municipio de Perico, en Matanzas. Esa comunidad ya no produce azúcar crudo, ni azúcar refinada, ni dextrana. Tampoco existe el ingenio, salvo dos chimeneas.  ¿Y que burócrata podría inquietarse por unas fosas desbordadas o por calles cuyos baches cuando llueve no admiten el tránsito motorizado, en un caserío inútil?

   Recuerdo con frecuencia unos versos de Bertolt Brecht,  poeta comunista alemán, cuyo sentido es como un toque de “atiendan todos”: “Ay, nosotros/que quisimos echar los cimientos de la bondad/no supimos también ser bondadosos”. No lo digo yo, repito; es texto de un escritor y dramaturgo comunista que, honrando su condición política, encaró la verdad para mejorar la vida del pueblo. En su patria, la difunta RDA, esa frase pudo equivaler a un epitafio. Para nosotros, aún vivos y coleteando en medio del un zarzal de llamas, el texto del poeta es un mandato. Porque si olvidamos que partimos del afán transformador de la Sierra Maestra y de la ética de la bondad de  Martí, podríamos perder la orientación, y al perderla perdemos los cimientos de la bondad y ganaríamos un epitafio muy desconsolador.

   Hace unos años, el presidente Raúl Castro, confesó en una entrevista: los revolucionarios viviremos según viva la Revolución. Si ella muere, moriremos definitivamente. Es decir, seremos olvidados.

05/06/2016 17:48 Luis Sexto #. Política



Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris