Facebook Twitter Google +1     Admin

EL ÚLTIMO DÍA

20121229144444-paso-del-tiempo.jpg

 

Luis Sexto

El paso del tiempo se siente o se evalúa de modos distintos. Es lo normal.  Y cómo lo haría usted ?celebrando un año más o un año menos? En particular los poetas suelen pensar en la caducidad de la vida. Han  reflexionado o cantado, alguna vez, sobre estos días, incluso sobre las festividades  propias de diciembre,  en tono nostálgico, a veces lastimero. El tiempo…!  El tiempo es percibido por los poetas como en el impacto  de un estilete en la región más sensible: el lado izquierdo del pecho, según las convenciones de la tropología.

Quizás nadie como los poetas sientan, tan dramáticamente, el paso de los días. De modo directo o indirecto el tiempo suele estar presente en la obra de los poetas que en el mundo han sido. Dicho esto sin exagerar, sin generalizar. Pero el tiempo, junto con el amor y la muerte,  podría estar entre  los gigantes del alma que dijo el psicólogo español Emilio Mira y López. Esos gigantes del alma que aplastan a los individuos con  dichas o desgracias.

                                                                                                                                                                                                JorgeLuis Borges, el revisitado escritor argentino,  escribió una refutación del tiempo en la que él mismo no creía, según confesó en el propio ensayo. El autor de Historia universal de la infamia pensaba y, a veces, a la par, negaba lo pensado. Pues bien, Borges escribió en su refutación del tiempo  que “tan saturado y animado de tiempo está  nuestro lenguaje que es muy posible que no haya en estas hojas una sentencia que de algún modo no lo exija o lo invoque”.

Entre los cubanos, Eliseo Diego se regodea con el tiempo. En uno de sus poemas se lo legó a sus hijos como herencia fundamental: "Les dejo el tiempo, todo el tiempo". Por momentos, en su obra, el tiempo es una presencia invisible. Y uno lo presiente en el tono aneblado y el ritmo acompasado, como de reloj o calendario, de sus versos.  Las palabras más repetidas de Eliseo Diego en sus poemas son noche, crepúsculo, penumbra y otros afines de las tinieblas.

Acerca de estos días finales, un poeta mexicano, Juan B. Delgado, nacido en 1869, escribió un soneto tristísimo sobre la Nochebuena. El poeta se encontraba en Roma.  Y escribió. ¡Noche Buena, sarcasmo de mi vida!/ Hoy  está Roma como nunca bella;/ la luna es almo sol, y cada estrella/ rosa de nieve en el azur prendida.  El segundo cuarteto sigue en ese tono entusiasta. Pero  en el primer terceto dice: ¡Noche Buena! Y mi muerta más querida,/ mi madre, en mis recuerdos,  ¡ay! descuella/ entre blandones fúnebres tendida.  Y el último terceto, para redondear los 14 versos,  culmina así: ¡Cuán solo estoy! ¡En mi orfandad dolida/ Roma es el alma de Nerón, pues ella/ siente placer en desgarrar mi herida.

 A mí, como a cualquier hijo de hombre,el tema del tiempo me ha espoleado con la certeza de su, y mi, finitud. En mi primer libro de versos, publicado en 1989, por  Ediciones Unión, aparece este poema, como grito de rebeldía ante la evidencia de que todo pasa: El tiempo no me destruye./Anda conmigo/hiriendo al viento con las longitudes/ de mi memoria;/sobreviviendo/ en los huesos preliminares/ de mis muertos./ No me acaba; yo lo hago;/le alcanzo su mascarón/ de presunta eternidad, / y luego lo dejo/ en el polvo/ para que otros polvos/ lo apaguen,/ y desaparezca en mí... 

Me  atrevo a sugerirles, pues,  que no recemos la última noche del año, esa  noche que nos reduce el tiempo, no recitemos, digo, una rosario de reproches a la vida. Ni por lo perdido, ni por lo que perderemos. Pongamos en práctica lo que  escribió un poeta optimista y hondo, el hindú Tagore: no lloremos al sol de noche, porque  entonces no veremos las estrellas.

 

(Texto para la sección Al pie de las letras, en Radio Progreso)

29/12/2012 09:39 luisexto #. Cultura



Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris