Facebook Twitter Google +1     Admin

UN SEVERO CONFLICTO DE CONCIENCIA

20120802163132-accidente-paya.jpg

Luis Sexto

La muerte accidental de Oswaldo Payá junto con  uno de los miembros del Movimiento Cristiano Liberación, promete una saga larga, tan larga que a cualquier conciencia clara, con valores morales le resulta muy embarazoso comentar, escribir o lograr una conclusión acerca de la conducta de Ofelia Acevedo, viuda de Payá.

El dolor  es siempre respetable. Pero las últimas declaraciones a la prensa extranjera de Ofelia Acevedo, ya no la  construyen como una mujer adolorida por la muerte de su esposo. Más bien, uno percibe un tono de provocación, un manifiesto deseo de obtener ventajas políticas de la muerte de su cónyuge.  Es decir, con sus últimas declaraciones está diciendo: Él no está, pero estoy yo.

El eje de su actuación consiste en ese recurso dialéctico o retórico que se llama petición de principio: probar lo que se defiende con el mismo hecho aún no probado. Dicho así, en términos especializados, parece nebuloso, incomprensible. Pero nada ha de extrañarnos, pues la actitud de Ofelia Acevedo es también extraña. Por ejemplo, ella no se percata de la contradicción cuando el boletín de Cubaencuentro reproduce declaraciones como esta: Ni ella ni su familia han dicho en ningún momento que el dirigente opositor fuera asesinado ni que no haya sido un accidente. “Solo he dicho que la versión que vi en la televisión no la acepto”, insistió Acevedo.

Pero si usted no acepta la versión que dio la TV, que es la oficial, es porque duda de que haya sido un accidente. Qué otro sentido tiene esa contumaz negativa a aceptar las explicaciones de los peritos.  Después,  intenta justificar su posición en declaraciones a medios internacionales en su casa de La Habana: “No voy a acusar a nadie ni estoy buscando culpables, sencillamente quiero que se me aclare más sobre el hecho porque he tenido toda una vida de amenazas, de represión y de intimidación contra mi familia”.

Es decir, si la actividad opositora ilegal de Payá, alguna vez le causó algún trastorno doméstico, es suficiente para dudar de cualquier explicación oficial. Incluso,  tampoco cree en las declaraciones de los dos extranjeros cuya visita a Cuba, indirectamente, enlutaron su hogar. A fin de cuentas, Carromero iba conduciendo el auto accidentado y quedó vivo junto con el sueco Modig. Pues bien, Ofelia Acevedo no cree  en  las aseveraciones de ambos, porque   fueron dichas “bajo la presión de la seguridad del Estado cubano”.

 A pesar de que la corresponsal de la AP en la Habana, le preguntó a Modig  delante de numerosos periodistas extranjeros, si cuando llegara a Suecia iba a decir lo contrario, este dijo que había hablado sinceramente. Los cubanos lo vimos y lo oímos por la TV. Mas, la viuda de Payá conoce el guión para estos casos, sabe lo que ha de decir: el Gobierno cubano y la Seguridad  del Estado obligaron  a dos políticos europeos a decir  lo que conviene a la versión oficial. ¿Qué instrumentos de tortura les habrán mostrado? ¿Acaso los mismos que la Santa Inquisición le mostró a Galileo, para que negara sus teorías, que negó?  La versión se desploma por falta de sustento. Carromero y Modig son dos políticos jóvenes, pero saben hacer política, incluso clandestina, al entrar en Cuba como turistas. Si ellos se hubieran negado a mentir, por mucho que los hubieran amenazado, el Gobierno cubano habría  afrontado un conflicto internacional que más que beneficiarlo, hubiese enconado las circunstancias actuales del país.  Posiblemente, Ofelia Acevedo crea que las personas que dirigen el Gobierno y la Seguridad en Cuba poseen muy escasa inteligencia.

Por supuesto, la viuda de Payá  negó también la intervención del dinero en este caso.  Nos quieren obligar a admitir  que Carromero y Modig vinieron a Cuba a pasear, a saludar a Payá y su familia. ¿Hemos de creerlo? ¿Dos políticos de la extrema derecha europea invierten tiempo y dinero en un viaje para saludar a sus amigos? Uh, dice Shakespeare: algo huele a podrido en Dinamarca.

Desde luego, Ofelia Acevedo  negará  siempre lo del dinero, aunque Modig haya dicho que lo trajo. Dijo una cifra, una mínima cifra, pero parece, según comentarios por ahora en el anonimato, que era  12 veces más que  los  4,000 euros declarados. El Movimiento Cristiano Liberación  necesitaba dinero. Era evidente que Payá  había venido a menos, hasta el punto que, entre los corresponsales extranjeros, se le calificaba de “cadáver político”. Ya no interesaba su aparente política de oposición pacífica, reconciliadora, ni esa imagen de opositor que trabajaba en un departamento de la salud pública cubana… Pero  la Democracia Cristiana sueca  y el Partido Popular de España, de acuerdo con lo visto y sabido, se interesaron por revitalizar al grupo condenado a languidecer sobre el prestigio decadente  de su jefe. Y enviaron a dos dirigentes juveniles, para  reorganizar y  prometer apoyo. Y  el dinero hizo válida la promesa y la misión: mucho dinero, que también sirve para hacer política y vivir. ¿O acaso Payá mantenía a su familia con su sueldo, tan  devaluado como el de la mayoría de los cubanos? Es conocido: Viajaban a Santiago de Cuba. ¿Para disfrutar del paisaje y del calor? Evidentemente, iban a Santiago no con el fin de García Lorca: dar una conferencia, sino  para reorganizar las bases del Movimiento Cristiano Liberación. Y sabiendo uno cuáles son las técnicas empleadas por la llamada oposición cubana, se asume que, para sumar adeptos y promover la acción, entre ellos el dinero opera como intermediario imprescindible.

Las conclusiones son duras. Por ello titulé este post como Un severo conflicto de conciencia. Escribo sobre un hombre fallecido a destiempo y de manera inútil. Y menciono a su esposa, que sufre la pérdida. Pero no soy yo quien mezcla llanto con política.  Quieren , a mi modo de ver, que la muerte de Oswaldo Payá no sea inútil, y que muerto,  desde un aparente martirio, ayude a resucitar su organización opositora, cuyo nombre proponía los métodos y la actuación del cristianismo en la "liberación" de Cuba. Los mártires atraen más que los héroes.

Sin embargo, con pesar me niego a creer que Payá era un patriota honrado. Un día, hace cerca de diez años, me envió un mensaje electrónico con este breve texto: "Luis, hasta cuándo vas a seguir sirviendo al diablo". La pregunta me pareció elemental, indigna de alquien que presumía de ser un líder político, aunque pocos lo supieran dentro de Cuba. No le respondí. Nada había en sus propuestas que pudieran convencerme de que defendía empeños constructivos. Ya había sido recibido en la Casa Blanca y saludado como un prohombre a quien los norteamericanos consideraban  aliado, al menos aliado por no decir  instrumento. Ese acto tan flagrante de dependencia, y ahora, y tal vez antes,  haber aceptado dinero de dos partidos de la ultraderecha europea, para “liberar a Cuba” de eso que ellos llaman “dictadura feroz del comunismo”, me obligan a que no lo considere un patriota ni un cristiano honrado. Ni Martí, ni incluso Fidel Castro, recibieron dinero extraño para promover sus ideas cuando sus bolsillos solo estaban llenos  de ideales.  Quien dice trabajar por la patria con el presupuesto de poderes extranjeros, concertados para refundar una Cuba que comulgue con sus intereses, actúa contra la ética y la integridad de la patria y la independencia. A ese principio me atengo.

Por todo lo dicho, Oswaldo Payá vivirá una larga saga mientras  su nombre, envuelto en el sudario de un martirio falsificado y emponzoñado por los vivos, sea capaz de… obtener dinero.

 

02/08/2012 11:31 Luis Sexto #. Política



Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris