Facebook Twitter Google +1     Admin

DISCURSO DE CLASURA DEL FESTIVAL DE CINE DE LA HABANA

20081216023215-alfredo-guevara.jpg

 Por Alfredo Guevara.

 

Hermanas y hermanos de toda América Latina y de todo el Mundo:

 

      1. Este Festival, el que amamos, en el que nos va la vida.

 

      No importa el país o región, el carácter, la vocación o el prestigio de los protagonistas, 30 a?os son ya muchos para un festival; son una hazaña. Es nuestra hazaña, la de los cineastas latinoamericanos y de cuántos en nuestro cine se interesan y le apoyan. En estos días, ya vividos, queda demostrada la vigencia y fuerza de un cine que se renueva de año en año y da prueba de ese vigor juvenil en rostros frescos, en obras que ese frescor reflejan; presencia que, diré sin pudor, nos prolonga.

 

      En los 30 años del Festival y otro decenio los que han sido y los que llegan entrelazados permanecen por imanes secretos, que también anuncian que las pantallas ya no serán como las conocemos y casi que viajarán en los bolsillos. Las técnicas ya todo lo dominan y provocan a veces espejismos y, entre ellos, el de que son por sí mismas la esencia y la sustancia de las cosas y constituyen un lenguaje, ese sistema sígnico en que el pensar encuentra su morada.

 

      Se trata en realidad de conservar el rumbo, la inquietud humanista, la mirada en el otro, la solidaridad humana, esa curiosidad que nos entrega frescor de amaneceres. Y al mismo tiempo, no renunciar a esas extensiones del hombre, que llamaba McLuhan, y que nos brindan las tecnologías. Ahora el digital, y mañana quién sabe; es decir, cuánta posibilidad pueda abrir el saber hasta convertirlas en instrumentos que sirvan a la creación, a su libertad, expresividad comunicante y hondura.

 

      De conservar el rumbo he dicho. Y me detengo para preguntarme ?qué rumbo es ese y dónde está la brújula? Solo sé darme la respuesta mía, cada quien debe encontrar la suya. Buscaría en lo más profundo de la conciencia y en el ejercicio de la inteligencia, ese supremo bien que nos ha sido dado y que el mundano fárrago de lo banal invade. Afortunadamente aprecio que de algún modo las jóvenes generaciones a la par que rechazan ceremonias, el sermón político-intelectual de moralina, descubren en su entorno, buscan o construyen espiritualidades que solo en ese hondor de su conciencia habita y le entregan lealtades y esperanzas; y si cineastas, la voluntad de decir con otras voces, ese latir profundo de sus almas, que aprender a escuchar debemos los mayores. Ese latir nos enriquece y nos renueva y equivale en su tiempo, estoy seguro, a aquel que selló inspirando nuestras vidas. Porque también de é!

 tica se trata; es bueno recordar que no será posible ejercer ésta como artistas sin ir llenando el mundo de belleza. En esa conjunción de ética y estética pudiera acaso encontrarse la respuesta.

 

      2. Algunas realidades que suelen olvidarse.

 

      Debo pedir disculpas a este auditorio porque voy a citarme sirviéndome de algunos párrafos en los que creo resumir la situación de Cuba, país-sede, y la de los cubanos en un campo al que doy importancia fundamental para relacionarlo más tarde con situaciones que quisiera abordar.

 

      La Revolución cubana ha dado el más importante de los pasos para que la política de principios alcance carácter de realidad. Es ante todo el más pasional y apasionante amor el que hemos sembrado y sostenido; el amor al saber, que cobra dimensión mayor si le llamamos philo-sofia, pero que ya muestra su rostro en un pueblo totalmente alfabetizado, con todos sus adultos en noveno grado, con un millón de universitarios, con millones de personas instruidas en niveles que le siguen. Los Derechos que se proclaman devienen entonces y por eso libertades en condición de ejercidos.

 

      Solo aquel que ha sido preparado, es preparado, se prepara para ser en el pensar, con los conocimientos necesarios para articular la reflexión, disfrutando del respeto a su dignidad, está en condiciones de ser realmente persona, de ser realmente ciudadano, de pensar y decidir por sí mismo ejerciendo autónomamente a partir de su conciencia e inteligencia, su actitud ante la vida, su vida; su vida en sociedad y, en definitiva, su destino.

 

      En la Revolución cubana, nuestra sociedad no ha cerrado su ciclo histórico fundacional; mucho queda por hacer; pero hay algo hecho, logrado, pleno, con matices y problemas pendientes, pero lo más importante es que nuestra ciudadanía, ciudadano a ciudadano, está en condiciones de ejercer la libertad no a partir del caos en que puede sumir la ignorancia, sino de su formación y despliegue de la inteligencia y, con ella, de la conciencia.

 

      No pretendo en estos párrafos ser exhaustivo o silenciar problemas, solo reclamar para el conocimiento dos informaciones que no siempre son citadas en primer plano: la potencialidad del saber acumulado para un posible despegue si se dieran las condiciones y la forma en que incide en la condición de ciudadano una formación adecuada. Ningún recurso es más valioso que la persona instruida y cultivada, ningún recurso es más difícil de lograr, exige años y decenios y, claro, inicialmente voluntad política.

 

      3. La burocracia acecha y es endógena, sola se reproduce y crece como la mala hierba.

 

      He querido partir de este referente (la educación y cultura de nuestro pueblo), porque apreciamos en América Latina toda, de un modo en unos países, de distinta forma en otros, un movimiento ascendente de la afirmación identitaria y el rescate de la soberanía mientras por el mundo, y ante todo en el Imperio, la derrota de la corriente Neoliberal abre posibilidades todavía no-medibles. También del referente cubano porque, 50 años después, enfrentamos retos en una batalla interna que aún no se inicia pero ya está anunciada, y cuyo proceso y consecuencias nos tocará apreciar de modo directo. Es que la ignorancia es peligro mayor de las revoluciones, pero también que la burocracia, que también las revoluciones generan, como la historia prueba, son su mejor aliado. Ignorancia, burocracia (hidra que se enmascara) y el oportunismo que media en esas sombras, son capaces, han demostrado serlo, de descabezar, paral!

 izar o enturbiar la mejor causa. De esa experiencia se ha de sacar partido.

 

      Es por esto que Fidel, primero, Raúl, más recientemente, abren camino a cambios estructurales; queda propuesto limpiar la Sociedad de enmarañados vericuetos y de toda vocación o presencia de inútiles, ineficaces, contradictorios aparatos. Tres arrasadores ciclones, tormentas que dejaron el país exhausto, paralizaron este proceso cuando parecía estar a punto de desencadenarse. Pero tendrá lugar.

 

      Frases vagas las que pronuncio: “enmarañados vericuetos”, “inútiles, ineficaces, contradictorios aparatos”, no me quedaré en ellas, ni podré ser exhaustivo, ni es la oportunidad de serlo, pero sí en lo que nos concierne en tanto que latinoamericanos, ciudadanos en cuyos países va el acontecer tan rápido que ya se sienten en posiciones de decisión en el campo del Audiovisual figuras surgidas en el Movimiento del Nuevo Cine o que lo conformaron con su obra y pensamiento.

 

      ?Para qué las Instituciones estatales de la cultura artística y sus especialidades? La respuesta en lógica elemental sería: para servir a los artistas, a los escritores, a los investigadores, para facilitar su obra y, cuando alcance significación, para difundirla, para ampliar sus relaciones con el público-pueblo y para lograr esa comunicación retroalimentadora que pudiera ser la crítica, el taller, el diálogo.

 

      La práctica en todas las sociedades es otra. No hay aparato estatal, y también las revoluciones, en que no vaya forjándose como capas tectónicas, unas sobre otras, para cuando se mueven, si alcanzan a hacerlo, devorar o aplastar cuanto encuentran. Todos so?amos en nuestro país, 50 a?os después, la necesaria batida que hemos dado en llamar “reestructuración”, y que podrá ser gradual o no sé cómo, pero que tendrá que ser, a riesgo de ser devorados por el funcionariato como sistema. Y aquí me detendré…, solo he querido decirles: por favor compañeros, y más hoy, cuando los más son jóvenes, y los que llegan, experimentados, ?permaneced vigilantes!, que los dirigentes-funcionarios, y solo funcionarios, funcionarios de oficio, no se apoderen del mando del Audiovisual, no permitáis que las estructuras organizativas se desdimensionen; no olvidéis que la burocracia, no ya como presencia física, como mentalidad invasora, aliada a la ignorancia y el oportunismo, será fatal que ocupe el lugar que solo corresponde a los artistas.

 

      4. Un reconocimiento.

 

      Debo reconocer en este día a todo el equipo que me acompaña en la dirección del Festival, intelectual y organizativamente, el esfuerzo continuado de estos años de trabajo; unos más difíciles y complicados y otros menos, todos complejos y exultantes, y todos realizados con máxima dedicación y hasta abnegación. No me refiero tan solo a los más visibles y que devienen símbolos, también a decenas de otros compañeros que se entregan durante meses y meses a esta tarea y se realizan sin más recompensa que servir a la unidad y lanzamiento anual del Nuevo Cine Latinoamericano, este evento fraterno y solidario, y eficaz.

 

      5. Abrir caminos.

 

      El 30 Festival ha tenido lugar en fecha cerrada y tal vez cierra un Ciclo fascinante, el del ascenso a un primer plano de las jóvenes generaciones que en la práctica se han adueñado, y con derecho, del Festival, porque sostienen con su presencia y obras al Nuevo Cine Latinoamericano en Cine Nuevo. Otro Ciclo se abre en el espíritu y carácter primordial del Festival, abrir caminos. Abrir caminos es nuestra y permanente tarea.

 

      Les deseamos buen retorno a sus países y aun mejor trabajo en el curso del a?o. Y, para entonces, esperamos tenerles entre nosotros.

 

      Declaro terminados los trabajos del 30 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano y abiertos ya los del 31 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano e iniciados los que nos llevaran a su realización.

La Habana, 12 de diciembre, 2008

    

 

 

 

 

 

 

 

 

___________________________________________________

15/12/2008 21:28 Luis Sexto #. Cultura



Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris