Facebook Twitter Google +1     Admin

POLVOS Y LODOS

20140609231713-preguntas-cavilando.jpg

Luis Sexto

Todavía es tiempo para hablar del fraude académico y contra el fraude académico. Repetir, lo sé, repetir que actos fraudulentos han mancillado el ámbito de la escuela, lastima la sensibilidad de muchos cubanos. Pero, no creo ser original, si repito también que peor que hablar del fraude es callar la existencia del fraude. Las enfermedades prosperan cuando no se les diagnostica a tiempo. Y al descubrir y hacer público que en La Habana, al menos en la Habana, hubo fraude en el examen de matemáticas para ingresar en una carrera universitaria, hemos comenzado a exterminar los gérmenes y las patologías que persisten en nuestra sociedad. 

Se nota: la ética sufre. Y Cuba debía llorar. Hasta qué nivel de inmoralidad  han podido llegar algunos cubanos, no sólo estudiantes, sino padres y maestros y profesores, que prefieren obtener un título, o dinero,  con mañas de pícaros, antes  que aplicarse conscientemente a estudiar, o a enseñar con efectividad, o a exigirles a los hijos en el hogar que cumplan con sus deberes estudiantiles El mal, sea advertido, no es propio de la actualidad. Lo que se ha descubierto, es una de las secuelas de creer que la unanimidad es  la totalidad, que el silencio es aprobación, que los informes son todos verídicos, y que la crítica es dañina, y la autocrítica es la patente de corso para  seguir equivocándose.

¿Acaso no recordamos que en una época allá por los 1970 y 1980 casi todas las escuelas en el campo promovían al ciento por ciento de sus alumnos? Y lo peor es que premiábamos a las escuelas, y algunos se molestaban si algún centro escolar  sólo obtenía  el 99 por ciento de promoción. El pasado, para este comentarista, es el pasado: noi se puede modificar. Y sólo lo menciono y critico cuando todavía veo su vigencia, su influencia en el presente. Aquellos polvos han traído estos lodos. No sólo ha influido el desgaste material y ético causado por las insuficiencias materiales del período especial, particularmente en los años 90.  El paternalismo, la falta de rigor, el igualitarismo, la impunidad han condicionado esos fenómenos. Ahora bien, para conciliar nuestros actos con nuestra historia, con los ideales de la Revolución es preciso actuar como ahora: descubrir el fraude, repetir el examen cuantas veces sea pertinente, y juzgar  a los responsables.

 Aceptemos que la impunidad cuenta, para reinar, con la complicidad. Y la impunidad facilita que algunos cubanos no sepan distinguir el bien y el mal, que prefieran a un hijo mal graduado que reconocer que el adolescente o el joven ha sido un mal estudiante, o que no le interesa estudiar.  Veamos claros: no todos podemos colgar un título universitario en la sala de la casa. Y mucho menos un título adquirido deshonrosamente. Cuba también necesita operarios, trabajadores calificados, agricultores…

No somos más importantes por ganar el título de doctor o licenciado. Me parece que la importancia de una persona  empieza por ser reconocida como un ciudadano o una ciudadana  honrados. Hace años, pregunté a Demetrio Presilla, prestigioso ingeniero de la industria del níquel, en Moa y Nicaro, en la región oriental: Cuál es su lema, su divisa, en la vida. Y Presilla,  cuyo recuerdo se conserva hoy como ejemplar memoria, me dijo: "La verdad, aunque te mueras…"

Hoy sabemos la verdad, conocemos parte de las debilidades del nuestro sistema de educación. Y por conocerlas y denunciarlas públicamente, no morimos. Al contrario, empezamos a evitar la muerte.

(Difundido por Radio Progreso, La Habana)

’--------------------------------------------------

Nota publicada en Granma, hoy 9 de junio de 2014

Se encuentran detenidos cinco profesores de preuniversitario, una metodóloga, un trabajador de una imprenta del MES y una persona no vinculada al sector educacional

8 de junio de 2014 20:06:24

El pasado día 20 de mayo se informó sobre los hechos de fraude que condujeron a la anulación del examen de Matemática en La Habana, correspondiente al proceso de ingreso a la enseñanza superior del próximo curso escolar.

Como resultado de las investigaciones prac­ticadas hasta el momento por las autoridades competentes, han sido detenidos por el Órgano de Instrucción del Ministerio del Interior ocho personas, todos involucrados de manera directa en la filtración y venta de las pruebas.
Entre los detenidos, quienes confesaron su participación en estos lamentables hechos, se encuentran cinco profesores de preuniversi­tario, una metodóloga provincial y un trabaja­dor de una imprenta del Ministerio de Ed­cación Superior que sustrajo los exámenes de Matemática, Español e Historia, además de una persona no vinculada al sector educacional.

Se ha comprobado durante el proceso de instrucción, que los materiales filtrados se co­mercializaron inescrupulosamente por los cinco profesores implicados, algunos de los cuales vendieron los exámenes y otros se dedicaron a repasar el contenido del temario a los alumnos, cobrando por este servicio. Este injustificable hecho también comprendió a algunas familias que sufragaron la compra de los temarios de examen o costearon los repasos y a estudiantes que conscientemente se beneficiaron de estas prácticas.

Al ser este un tema de gran sensibilidad, se han evaluado cuidadosamente la totalidad de los elementos vinculados a los hechos y sus cau­sas, antes de ofrecer una información a la población.

Actualmente se trabaja de conjunto con la Fiscalía General de la República en la obtención de los medios de prueba para presentarlos ante los tribunales competentes.

Los resultados finales de este proceso se da­rán a conocer oportunamente, pues tales he­chos, que atentan contra el prestigio de nuestro sistema educacional, nunca quedarán impu­nes y encontrarán siempre el repudio de maestros, padres y estudiantes.

Ministerio de Educación Superior (MES)
 

Ministerio de Educación

Ministerio del Interior

 

09/06/2014 16:13 Luis Sexto #. Ética



Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris