Facebook Twitter Google +1     Admin

LA HOJA DE PARRA

20120925135151--nostalgia.jpg

Luis Sexto

Diferencias entre exilio y emigración

Las normas académicas exigen de  los diccionarios  definir las palabras con limpieza, de modo  que el significado  aparezca incontaminado de ideología o de intereses políticos. Porque si la entrada del término pobreza se definiera desde su sentido evangélico, no habría por qué  organizar rebeliones populares, ni indignarse por las carencias o el costo de la vida. Y los ricos vendrían a ser como la expresión colateral de un lujo que solo pondría en evidencia la bienaventuranza moral de los pobres.

Entrando en lo particular,  emigración y exilio son objeto de distorsión. En el lenguaje  manipulado principalmente desde los Estados Unidos, emigrado (cubano) es sinónimo de exiliado. Cualquier diccionario establece la diferencia., y el uso se encarga de usar el término exilio, como la salida del país por razones políticas, es decir, quien se exilia esquiva un probable castigo por su oposición, o por sus delitos políticos. El emigrado, en cambio, se va de su patria buscando en otros ambientes  la oportunidad de índole económica que tal vez no halle en su país por cualquier razón, incluso indirectamente política. Y existe el emigrante por vocación andariega, o por irreflexivo deseo de estar en otro sitio. Sin embargo, ninguno lleva la revancha en su equipaje.  Por tanto,  a todos los cubanos que residen en el extranjero no se les puede calificar de exiliados. ¿Hasta dónde seguirán estirando el idioma los propagandistas, que no ideólogos, de la derecha antisocialista cuyas barracas climatizadas se levantan en Miami?

El tema recurre. Es tan actual como la hora del reloj de cualquier oficinista. Cuba ha anunciado una reforma migratoria. Evidentemente esa es una de las decisiones más complicadas de los cambios en Cuba. La emigración a partir de 1959, como sabemos, nació politizada, y por tanto no es homogénea.  Por ello, cuantos de buena fe en una actitud de críticos exigentes o de políticos de buen corazón,  reclaman con urgencia la aprobación de la reforma migratoria, soslayan factores indispensables que el Gobierno cubano tiene en cuenta para no equivocarse en capítulo tan frágil.

La experiencia recomienda que cualquier apertura exige una meditación despaciosa, un análisis de las contradicciones internas que podrían suscitarse o agravarse. Además, a mi parecer,  las modificaciones tendrán que tener en cuenta el regreso de los que se fueron definitivamente y ahora quieren volver para siempre, o de los que sobrepasaron, al salir de viaje temporal, el límite de los once meses. ¿Y cómo resolverá Cuba las fuentes de trabajo y la vivienda para esas personas, si muchos piden volver porque en la Europa afectada por la crisis general, sufren allí desempleo e inconveniencias….

Algunos exiliados, que ahora se clasifican  a si mismos de históricos, intentan aprovecharse de la urgente e inaplazable solución de los conflictos migratorios  de miles de personas  ansiosas por salir sin condiciones ni límites, y poder regresar, aunque sea de visita, sin que lo tachen de extraños.  Y quieren ciertos exiliados,  además, estar a tiempo en la apertura económica que propone el proyecto de modernización o renovación del llamado modelo socialista centralizado, para – y hasta hoy no han podido convencerme de lo contrario-, pretender  mover  el norte magnético de la brújula revolucionaria hacia el norte geográfico. ¿Es éticamente justo suponer intenciones negativas en quienes dicen ofrecerse con buena voluntad?  ¿Pero no es acaso políticamente ingenuo suponer intenciones solidarias en un  exilio, sea histórico o sea histérico, de acuerdo con una  reciente y chispeante denominación, que no  ha renunciado a su esencia, porque no ha modificado ni nombre ni actitud?  

 Según el significado más usual, la intención  suprema de los exiliados es volver. Volver para recobrar lo que todavía consideran suyo y abandonaron. Esa característica la define el ensayista español Gregorio Marañón en un  libro cuyo título, según recuerdo entre mis lecturas juveniles, es  Españoles fuera de España, publicado en 1947.  Y a pesar de su vejez  mantiene  ideas vigentes como esta que reproduzco en su sentido: El exilio es la fuga o un viaje que ya en la ida  aspira a regresar por lo que ha perdido. El emigrante, en cambio, carece de esa retrospectiva. Nada ha perdido, o nada tiene, y parte hacia el extranjero para encontrarlo.

Conviene a cubanos de dentro como del exterior saber las diferencias entre exilio y emigración. Nadie que se clasifique por boca propia o ajena como parte del exilio, podrá participar en una concertación entre la emigración y la nación. Aún el exilio calienta su retorno posesivo.  No importa los calificativos que se asigne o se le done. Mientras  la conducta del exiliado indique o resuma una actitud de oposición  al socialismo como aspiración, y entre este y el capitalismo confiesen gustar más del último,  no parecerá políticamente atinado compartir espacios. Y a quienes prefieran el capitalismo por eficiente, pero esencialmente injusto al mantener cuatro mil millones de personas por debajo del nivel de pobreza en el planeta, y rechacen el socialismo imperfecto, pero perfectible en su vocación justicia y en su obra de legitimización económica,  es atinado preguntarles si podrán pretender de buena fe la cooperación con su país de origen, empeñado en el mejoramiento de un socialismo distinto al fracasado. ¿Podremos reconciliarnos suponiendo que al exilio, por voluntad y significado, no le interesa la reconciliación para convivir, sino  para intentar conquistar su “tierra prometida”?

Al parecer, tendrán que continuar esperando a que los Estados Unidos, el país donde se albergan mayoritariamente y a  muchos paga, cumpla el compromiso de  devolverles la bandera en una Cuba libre. Libre como la entiende Washington y el exilio. Libre, es decir, norteamericanizada, e iluminando a las principales ciudades cubanas con la luz de neón de las empresas de los Estados Unidos o de un sector de los cubanoamericanos que, como se ha probado, son menos lo primero y más lo segundo. Y en última instancia son herederos del buen vivir  del burgués criollo en la Cuba de antes de la revolución.

Si Cuba derivara hacia el capitalismo, como algunos criterios de la izquierda prevén como inevitable,  al menos a mí, si debo afrontar ese final, lo preferiría sin depender de los Estados Unidos. ¿Será posible? Por ello, la reconciliación con el exilio, por minoritario que sea, solo beneficiará a la parte financieramente más poderosa: la que influye en el Congreso de la Unión y promueve representantes y senadores que se expresan en un español yanquizado.

El gobierno cubano y la Cuba de adentro tendrán que conciliarse, según mi manera de juzgar,  sólo con la emigración. Esto es, aprobar reglas migratorias que  conjuguen los intereses nacionales con los deseos y necesidades de los verdaderos emigrados. Y  esa política migratoria tendrá que establecerse, aunque Washington continúe con su Ley de ajuste, y sus pies secos o mojados, estimulando el viaje contra la corriente de la legalidad y llamando “refugiados” a los emigrantes. En Miami,  una encuesta reciente difundida por EFE hace varios meses, reveló  que  el 44  por ciento de los entrevistados “apoya el fin del bloqueo económico y el 80  lo considera disfuncional; alrededor del 75  respalda las ventas de medicinas y alimentos; un 57 los viajes sin restricciones y el 61  se opone a cualquier ley que restrinja esta posibilidad, lo que indica el desfase de la extrema derecha, respecto a los criterios de la mayoría de los emigrados, ya que un 58 por ciento defiende el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre los dos países”.

Con tantos cubanos de origen expresándose en contra de las confabulaciones predominantes en Miami, ciudad del primer mundo colmada de emigrados, pero  gobernada por  cada vez menos exiliados del Tercero, ya parece que se confirma, por esta vez,  la diferencia lexicográfica y política entre emigración y exilio.

 

 

 

 

24/09/2012 21:04 Luis Sexto #. Política



Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris