Facebook Twitter Google +1     Admin

ENTRE OSCURIDADES Y ESCOTILLAS

20110829142329-1798676-0.jpg

Por Luis Sexto

Apostillas

El prejuicio es uno de los fantasmas que estorban la visión mental, como un aguacero al caer sobre el parabrisas sin escobillas. Dicho más directamente, si es posible, el prejuicio es una deformación del juicio, una evaluación desde lo supuesto, desde una oscuridad que se cree preclara.

Uno de los mayores puntos de conflictos, de torpezas subjetivas en la sociedad cubana se remite al prejuicio. Entre las relaciones interpersonales, el prejuicio maldice a quien nos cae mal por añadidura, es decir, sin razón. O encona la amistad por exceso de suspicacia… Pero, en fin, el agravio queda entre dos o pocas personas más. Lo dañino se nos encima cuando el prejuicio se convierte en un método en aquellos que han de de someter a su criterio el crédito de un subordinado, o han de juzgar un acto, o de aplicar una norma o decisiones superiores.

Y en estas líneas, sin atribuirme un conocimiento de índole lingüístico o psicológico, he de afirmar que el prejuicio tiene varios sinónimos: retranca, negatividad, inconsecuencia, injusticia. Proviene, a mi parecer, de la rigidez del pensamiento. Por ello, cuando hablamos de modificar la mentalidad en Cuba estamos también recomendando que renunciemos a los prejuicios, esto es, a los juicios prefabricados, a ese creer que el “malo” lo es, porque me lo dijeron, o porque lo que contradiga mi esquema de actuar y pensar sobre la gente y las cosas, es siempre “malo”.

Las pruebas son visibles: cada uno de nosotros ha sido blanco de los prejuicios. Esa es la experiencia más común. Y las denuncias de lectores en los medios acerca de los desvíos en la aplicación de ciertas leyes, están acusando la aún actuante influencia de los prejuicios. Ya vemos que el litigio, más que con las personas, es contra los hábitos que estorban, suprimen, que dan por supuesto lo que unos  y otros se niegan a comprobar o a reflexionar, o aplicar aunque violen o distorsionen la ley.

Estamos, pues, asediados por un modo muy rígido de entender el desarrollo de la vida social, o del comportamiento o las necesidades de los individuos. Ya parece que los ciudadanos no podrán seguir siendo nadadores en medio de un mar de prejuicios y evaluaciones reductoras. Hace poco, una lectora me contaba su experiencia en un agromercado, pequeño campo de prueba de nuestras contradicciones diarias. Había comprado una pierna de carnero, y la pesadora, luego de cantar tres libras, le preguntó al tarimero cuánto cobraba, y este dijo: 75 pesos, y agregó: “Nunca preguntes el precio, siempre hay que ganar”. En esa jugada le estafaron a la clienta quince pesos. Y por tanto, además de la maldad, actuaba el prejuicio , un prejuicio especial: todo el que compra es bobo, un necesitado merecedor del engaño y el abuso.

Al contar esta historia, puede aparecer enseguida, como el “superman” del cuento, el prejuicio de signo contrario y creer que todos los tarimeros, todos los que trabajan en esas actividades por su cuenta son gente malvada, extorsionadores. Y de ese estereotipo supuestamente socialista parte la estrechez con que algunos, desde sus funciones, enjuician el trabajo de índole particular o privada con asco, como un mal.

Ya vemos, pues, que el prejuicio se relaciona con el dogma, con las miradas unilaterales, severas, de modo que suelen resolverse ciertos asuntos de forma muy expedita, sin más preámbulo que dar por verdadero lo que creo, aunque sea injusto. El prejuicio juzga, generalmente, por apariencias, por reflejos condicionados. Y cuánto más daño causa es cuando pasa a lo político. Porque daña la esencia que la sociedad cubana trata de cimentar: la esencia de una patria que, como una sombrilla, cubra a todos.

Y cubrir a todos equivale, según el pensamiento más revolucionario,  a no exigir la unanimidad tan improductiva ni la anuencia tan negativa mediante el débil, aunque prepotente empuje de lo autoritario.  Todo esto, se empieza a combatir inevitablemente hoy en Cuba. Y se intenta  comprender que la sociedad se mueve y se compensa en su fluir mediante el debate y la extensión de los espacios. Menos riesgo hay en la argumentación peleadora que busca esclarecer y persuadir, que en el silencio rencoroso de quienes no entienden y como respuesta el prejuicio los confunde, los menosprecia y los limita con su enfoque inflexible.   (Publicado en Juventud Rebelde)

 

 

 

 

 

29/08/2011 09:23 Luis Sexto #. Política

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: Facundo Abreu

El prejuicio,como modo distorsionado de enjuiciar las cosas,ha sido usado en nuestra sociedad,como un arma favorita de aquellos que durante decadas,han ejercido la prepotencia para imponer su voluntad,pudieramos decir que ha sido instilado de manera insidiosa en la mentalidad de nuestros compatriotas,mediante campanas masivas de propaganda,en las cuales se ha hecho uso de la prensa asi como de multiples formas de comunicación,con el objetivo de crear un estigma en aquellos que aonque sea por milímetros trataron de apartarse de la “linea oficial”.Mencionemos algunos ejemplos,”los bandidos del Rio Frio”,termino que se aplico a los cuentapropistas de aquellos mercados campesinos que intentaron florecer alguna vez autorizados de forma fugaz por nuestros mandamases,”kandongueros,merolicos etc”otros terminos tambien usados por nuestros benefactores con el objetivo de denigrar y crear en nuestro pueblo una imagen sucia y negativa de los que aburridos del juego de la miseria eterna trataron de salirse de la maquinaria oficial aonque fuese para subsistir.Estos mensajes que han sido grabados de manera indeleble y calculada en la mente de los cubanos costara mucho esfuerzo para poder ser borrados,si es que se logra alguna vez,por otra parte el cubano que por decisión personal u obligado por las circunstancias de haber quedado”excedente”se incorpora a trabajar por cuenta propia,piensa que debe de obtener los mayores beneficios en el menor tiempo posible,temeroso de que como otras veces ha sucedido,vuelvan a posarse”los pitirres en el alambre”y lo vuelvan a despojar de todo lo que ha podido ganar con su esfuerzo e inventiva

Fecha: 29/08/2011 21:46.


gravatar.comAutor: Labarto Angulo

Mi pregunta es la siguiente senor periodista:como se podran erradicar los prejucios que han sido inculcados por mas de cincuenta anos en nosotros,prejuicios que han engendrado todo tipo de discriminaciones y atropellos,ejemplos sobran:Este no es confiable porque es religioso,este no sirve porque oye Radio Marti,este otro no puede salir al extranjero porque se escribe con su padre que vive en los Estados Unidos,aquel no puede ser del partido poque la mujer le pega los tarros y el lo permite,fulanito no sirve porque es homosexual,menganito no sirve porque su padre es un Maceta…Oigame ejemplos bastarian para llenar una pagina completa…Y que diremos los cubanos que no servimos porque vivimos en el extranjero,nuestro unico derecho es poder ir de vacaciones a Cuba (A muchos no se lo permiten),y eso si,si podemos mandar dinero aonque seamos “ex mercenarios de Giron”Creo que si empezara a llover fuerte muchos cubanos nos quedaremos a la intemperie y no seremos protegidos por su sombrilla

Fecha: 29/08/2011 22:26.


gravatar.comAutor: Inocencio Rabaza

Yo tuve un alumno en Cuba que vino a consultarme porque lo habian propuesto para ser miembro de la UJC,mi alumno que hoy dia es un prestigioso medico en los Estados Unidos,estaba entusiasmado porque queria llegar a ser un joven militante,pero a la vez estaba preocupado porque al llenar su planilla o cuentame tu vida tenia que reponder lo siguiente:Tiene ud familiar en el extranjero,en caso afirmativo diga si se escribe con el o recibe llamadas telefonicas,mi alumno que tenia en les EU a su papa a quien mucho queria estaba indeciso y vino a preguntarme si yo consideraba que deberia mentir o decir la verdad con respecto a su padre con quien mantenia relaciones de todo tipo;mi respuesta fue”pon la verdad,si para ser militante tienes que negar a tu padre,entonces es mejor que no pertenescas a eso”,mi aluno siguio mi consejo y fue rechazada su militancia…Y ahora nos preguntamos,porque nuestra sociedad esta tan llena de prejuicios?

Fecha: 29/08/2011 22:52.


gravatar.comAutor: Tona la negra

El prejuicio,la envidia ,los malos ojos,la mala voluntad,el deseo de subir a toda costa,la ambicion,etc son desgraciadamente muy comunes en nuetra vida diaria.por eso hay que estar preparados para poder rechazar todas esas malas influencias y vibras nefastas con que nos quieren joder muchos de los que nos rodean.Ud mismo periodista,cree que lo quieren mucho sus mismos companeros de trabajo?...pues oiga desmaye eso que seguramente que muchos lo quieren ver hecho tierra y es posible que alguno lo este cocinando en su vasijita de hierro en la casa,muchos darian un ojo por verlo a ud ciego,fijese que en ese ambiente nos hemos criado,por delante le sonrien y por detrás le hacen cruces para que se muera lo antes posible,mas ahora que da su viajecito de cuando en cuando,ahí le va mi consejo:lavese con cascarilla y hierbabuena las manos y los ojos para que pueda seguir leyendo y escribiendo,echese bicarbonato en los zapatos para que pueda seguir yendo al trabajo y no olvide echarse un dientecito de ajo en el bolsillo para apartar los malos ojos y la mala voluntad de los comunistas que tiene alrededor,acuedese de mi que ya soy vieja si de verdad quiere llegar a ser mas viejo todavia

Fecha: 29/08/2011 23:24.


gravatar.comAutor: FREI CLETO

PASEN SENORES PASEN…
Si, al parecer la function va a comenzar.Por las paginas de esa brilante revista que es Progreso Semanal nos hemos enterado que el depuesto canciller Robertico Robaina acaba de abrir un paladar en el centro de la Habana,bautizado como café Chaplin…Se imaginan ustedes senoras y senores,hablando de prejuicios y de mala voluntad la suerte de este principe defenestrado y ahora humillado,dicen que la especialidad de la casa son los tamales,y ya se escucha un pregon por la Habana que suena asi”Me gustan los tamalitos,los tamalitos de Robertico”,ademas en sus ratos de ocio se dedica a pintar este pintor de la buena pintura,quien que vaya de visita vendra de regreso sin haber visitado el paladar de Robertico,y seguro de recuerdo por la visita te pondran una cintica en la frente que diga “CUBA SI YANKIS NO”,Pasen senores pasen…ustedes se imaginan a Condoleeza Rice con un negocio de este tipo?…Ej”LA CABANA DEL TIO RICE”u otro leterro que diga’AQUÍ CONDOLEEZA LE FRIE EL MEJOR BISTEC DE VIRGINIA”Lo nunca visto.Pasen senores pasen que la funcion va a comenzar,nadie se asombre con lo que viene de libre empresa en la Habana,tambien se dice que los familiares de Lage le han mandado dinero para que abra una ponchera,junto con unas tarjetitas de propaganda que dice”LAGE PONCHERA,REPARAMOS SU BICICLETA AL INSTANTE”,Y Aldana no se debe quedar atrás con esta fiebre de capitalismo,ha abierto un negocio para fabricar clavos de herraduras,su propaganda dira…”ALDANA LE PONE EL CLAVO A SU BURRO EN UN INSTANTE”

Fecha: 30/08/2011 08:10.


gravatar.comAutor: Carlos

Permitame reproducir esta confrontacion en Miami entre Edmundo Garcia y Pablo milanes:


Pablo Milanés reniega de la cruz de su parroquia
Por EDMUNDO GARCIA
Viernes, Agosto 26, 2011
El pasado 13 de agosto, casualmente día del cumpleaños de Fidel, el periódico EL NUEVO HERALD publicó una entrevista de Sarah Moreno a Pablo Milanés con el título “Milanés critica falta de libertades y discriminación en Cuba”.
En la extensa conversación Pablo mostraba un adelanto de lo que serían sus declaraciones para Miami. Daría un paso adelante, e inmediatamente tres para atrás. Pablo hace tiempo que tiene reservadas todas las críticas para la Revolución cubana y sus dirigentes; pero para Miami, desde donde tantos actos de terror se han fraguado y dirigido contra su patria y su pueblo, contra ese Miami, ni una crítica chiquita. No lo toca ni con el pétalo de una rosa.
Hace algún tiempo que llegué a la conclusión de que Pablo, con este tipo de opiniones, contribuyó (y no poco) a la confusión y al distanciamiento de Cuba de nombres como los de Ana Belén, Víctor Manuel, Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina y otros que habían estado cerca y con Cuba por décadas. Y esto, durante la más intensa de las campañas mediáticas de difamación que haya existido contra la isla. Y es que Pablo, el revolucionario, siempre fue un referente para muchos en el mundo.
Sin esa Revolución a la que tantas manchas le ve y a la que tanto critica; sin esos dirigentes que la hicieron y hoy la reforman y perfeccionan junto al pueblo cubano; sin las dinámicas que generaron la estética cultural en la cual el querido Pablo se insertó para beneficio de su crecimiento como artista, no hubiera pasado (pienso yo) de ser un bolerista con una guitarra en un bar de Bayamo, o en el mejor de los casos de La Habana.
Pablo lleva tiempo bajándonos el eufemismo de que no cree en dirigentes que hayan cumplido 75 años o más; ayer lo dijo al fin claramente al canal Univisión de Miami. Pablo no cree entonces ni en Fidel ni en Raúl. Confesó a la periodista Gloria Ordaz que había sido fidelista, pero que ya no lo era; y que no le dedicaría un concierto a Fidel, pero que sí lo haría para las llamadas Damas de Blanco y los llamados presos políticos en Cuba. ¿Será por esto que Carlos Alberto Montaner ha salido a apoyar su presencia en Miami? Quien sabe si hasta Posada Carriles esté contento también con estas declaraciones.
Como adelanté la semana pasada, Pablo me dio la razón: se autocensurará su repertorio, dejando claro que no incluirá en su concierto en el American Airlines Arena del Downtown de Miami canciones como “Para vivir”, “Canción por la unidad Latinoamericana” y “Si el poeta eres tú”. Ni siquiera incluirá “Amo esta isla”, que bien pudiera cantarse en el restaurante Versailles de la Calle 8. Y todo esto, nuevamente, para no herir a Miami. Para colmo, después de todo, tengo que escucharle su insistencia en declararse revolucionario de izquierdas.
Le pudiera pasar como a Obama, que tratando de complacer a una derecha que nunca lo aceptará, ha enajenado su base. Que al Presidente le dio el poder, y a Pablo, le dio la fama.
Sinceramente le deseo una buena noche. Con gran asistencia de público y otros dividendos. Aunque bien sé que tras el descafeinado concierto, muchos se quedarán con ganas lamentando tanta prudencia.

Edmundo García Periodista Independiente Conductor del Programa “La Tarde se Mueve”.

Tomado de Generación Cambio Cubano



Edmundo,
Hace años estás intentando hacerme una entrevista sin éxito, hasta el punto de resultar insoportablemente insistente porque además, para colmo, en tu petición posteriormente iban tus entrevistas adjuntas, esas entrevistas que no tuve más remedio que clasificar como “correo no deseado”, para al fin librarme de ellas.

Pablo Milanés. Foto tomada de su sitio oficial.
En esa primera ocasión en que nos encontramos, ibas oportunamente mal acompañado y no tuve más remedio que pensar para mis adentros “Dios los cría…”. No obstante te explicaré por qué nunca hubiera hecho una entrevista contigo: vi en ti, con mi intuición natural para esas cosas, las nueve señales del hijo de puta que son, no sé si sabes, clasificaciones que hizo Don Camilo José Cela, en su novela Mazurca para dos muertos y que ha llegado a ser, en la historia, famosa por su visión extraordinaria de lo que es un ser execrable a primera vista. Voy a mostrarte esas nueve señales que son:
1. Pelo ralo
2. Baja estatura y canijo
3. Cara pálida
4. Barba por parroquia
5. Manos blandas, húmedas y frías
6. Mirar huido
7. Voz atiplada
8. Pijo flácido y doméstico
9. Avaricia
Con esta referencia sobra decirte por qué nunca he confiado en ti.
Edmundo, tienes una forma de hacer periodismo que no es tal; coges a tus víctimas (a tus entrevistados), no los indagas, los cuestionas, los destrozas con una autoridad que no sé cuál ser poderoso te ha otorgado y terminas triunfante ante una persona apabullada por el terror de tus palabras que recuerdan un viejo estilo autoritario, ridículo y obsoleto. Esa es a mi juicio la esencia de tu programa.
Cuando leí tu panfleto mi primera reacción fue ver a una niña en la pubertad, asombrada y ruborizada ante su primera menstruación, miedosa de cometer pecado ante una manifestación natural de su desconocido organismo. Esa fue la primera impresión, pero la segunda, fue más solemne y peligrosa: me di cuenta de que no solamente eras todo lo que yo había pensado, sino más aún, estabas ingresando en ese grupo selecto de la ultraderecha miamense que no admite reconciliaciones, críticas y que cuyo único neolítico gesto es romper discos con aplanadoras. Tú, al igual que ellos, no quieres amor, quieres odio, tú al igual que ellos, no quieres reconciliación, quieres rencores y desunión, tú en suma, no quieres al pueblo cubano, ni de allá ni de acá. Edmundo, tú no quieres a nadie y no me hubiera extrañado verte en esa “enorme” turba gritando “Abajo, abajo”, donde sin duda alguna hubieras sido bien recibido.
Has insinuado que la prensa de Miami y España se aprovecha y utiliza mis palabras en vez de beneficiarme de ese espacio para arremeter contra el imperialismo. Edmundo, estás equivocado, soy yo el que me sirvo de esos periódicos para que difundan las entrevistas que en Cuba me están negadas y que sueño con que aparezcan en el Granma y las lea todo el pueblo y que un sólo periodista, uno sólo de los tantos miles que hay en la isla, tenga lo que hay que tener para dar a conocer lo que tantos años llevo expresando; es más, como un punto de partida planteo que tu panfleto y esta carta se publiquen en el Granma y que el pueblo las lea, piense, sepa discernir por si mismo, y de una vez, dónde está la verdad y vayamos por el camino de las libertades individuales que tenemos que rescatar y que tú con tu actitud estás negando.
A mi regreso a La Habana y en concordancia con el párrafo anterior, le digo por este medio a la intelectualidad cubana, a los artistas, a los músicos y a los altos cargos del Estado, que no me susurren más al oído: “estoy de acuerdo contigo pero… ¡imagínate!”. Yo no estoy arrepentido de incinerarme sólo en mi actitud, pero es triste y vergonzoso que haya un silencio cómplice tan funesto como tu manifestación, Edmundo. Estas dos conductas, una en Miami y otra en La Habana, increíblemente al final convergen en su propia contradicción.
Sobre la intelectualidad miamense que comentas que me ha apoyado en sus artículos, te diré que no tengo absolutamente ningún miedo ni prejuicio en recibir una frase amable y receptiva. No soy su compañero de viaje, pero Edmundo, me gusta sumar mientras que a ti te gusta dividir porque de eso vives, para eso estás en esta ciudad.
También te has atrevido a decir que he mal influenciado a artistas del talento y el prestigio de Serrat, Sabina, Víctor Manuel y Ana Belén. No hay duda de que en este terreno también eres un ignorante, debías de saber que Juan Manuel Serrat es uno de los hombres más admirados por su entereza, caballerosidad y su limpieza durante toda su vida, y su posición ante el franquismo arriesgando su carrera y su vida, lo llevó hasta la cima de la dignidad. Que Joaquín Sabina, que a los 23 años se exilió a Inglaterra en su oposición a Franco y a su propio padre, es uno de los artistas más sinceros y honestos que conozco (esto lo sabe bien Fidel) independientemente de su talento. Que Víctor Manuel y Ana, antes de nacer tú, y andar por esos rumbos inciertos, que todos conocemos, para llegar a ser el extremista que eres hoy, pertenecían al Partido Comunista de España, en la época de Franco, y eso, Edmundo, les pudo costar la vida. Esas personas que tú no has respetado, tienen talento propio, criterios propios y no se dejan influenciar por nadie, al contrario porque son ciertamente su talento y sus principios los que han influenciado a medio mundo.
Edmundo, mis 53 años de militancia revolucionaria me otorgan el derecho, que muy pocos ejercen en Cuba, de manifestarme con la libertad que requieran mis principios y esa libertad implica que no tengo ningún compromiso a muerte con los dirigentes cubanos, a los que he admirado y respetado, pero no son Dioses, ni yo soy fanático, y cuando siento que puedo hacer un reproche y decir no, lo digo, sin miedo y sin reservas. Cuando veo que unas señoras vestidas de blanco protestan en la calle y son maltratadas por hombres y mujeres, no puedo por menos que avergonzarme e indignarme y, de algún modo, aunque no estemos de acuerdo absolutamente, solidarizarme con ellas en su dolor; porque lo más vil y lo más cobarde puede ser que una horda de supuestos revolucionarios ataque despiadadamente a estas mujeres. No hay ningún código que defienda eso en el mundo, es más, la violencia de género se queda corta al ver esas salvajes manifestaciones. Estos dos conceptos que te he expresado, pero tú no has entendido -no hay duda de que estás en tu época de infantilismo revolucionario-, no implica que esté en desacuerdo con Fidel y tampoco implica que esté de acuerdo con las Damas de blanco. Pero tú vas al blanco o al negro, (más al negro que al blanco) y no tienes matices y los años irremediablemente te van a hacer aprender lo que es un verdadero revolucionario o inexorablemente vas a ingresar en ese mundo en el que he visto a tantos como tú, vagando, perdido en la nada.
Edmundo, ayer creo que sufriste un revés que no te apliqué yo precisamente, sino los varios miles de personas que asistieron a un recital, carísimo para su bolsillo en crisis, demostrando que es posible el amor, que si anteayer decían “No” y ayer decían “Tal vez”, hoy dijeron “Sí”, un sí contundente, más fuerte que tus sucias y ofensivas palabras.
Edmundo, te invito a que cojas tus maletas y regreses a tu país y allí tengas el valor de denunciar todo lo malo que veas, porque Edmundo, te advierto, esa lucha sí es dura y no te calles como esos miles periodistas de allá, cómplices lamentables del silencio.
En muchas ocasiones he dicho que me sentaré en el portal de mi casa para ver pasar el “cadáver” de mis enemigos, ahí te espero.
Solamente te exijo una cosa: saca mi nombre definitivamente de tu boca irrespetuosa y falsa, son demasiados los méritos que me ha otorgado el pueblo para que un desalmado como tú los manche con sus sucias palabras.
Pablo Milanés

Miami, 29 de agosto de 2011

Fecha: 30/08/2011 10:34.


gravatar.comAutor: Santoral Aldorso

LA TRANSPARENCIA DE LA PRENSA EN CUBA

Mientras este domingo en
Libia transcurrían horas definitivas de la dictadura de Gaddafi, el diario oficial Juventud Rebelde, en un artículo publicado en su página 7, afirmaba, citando un reporte de Telesur, que “el Gobierno libio desmintió la supuesta salida del país de Muammar al-Gaddafi”. Según este periódico, haciéndose eco del vocero de Gaddafi, Mussa Ibrahim, tales infundios eran parte de una “campaña mediática y guerra psicológica para sembrar pánico en la población”, por parte de la OTAN. El vocero añadió que la población libia respondía a dichas calumnias “con una carcajada porque no creen que el líder libio abandone el país”.
Apenas dos días antes (19 de agosto), la página 7 del Granma había asegurado, también citando a Telesur, que “Pese a los continuos bombardeos que han dejado más de 1200 civiles muertos, los libios reunidos en la Plaza Verde ratificaron su disposición a defender a la nación, mientras escuchaban una nueva alocución de audio del líder Muammar al-Gaddafi”. El jueves 18 el propio Granma había omitido referencia alguna a la situación en Libia, mientras el miércoles 17 un titular de su página 4 rezaba así: “OTAN admitió que conflicto en Libia ‘está lejos de acabar’”.

A lo largo de los últimos cinco meses la prensa oficial cubana ha respaldado las alucinantes exhortaciones de audio del sátrapa libio –ensoberbecido de arrogancia, como corresponde a un dictador, pero bien resguardado en algún ignoto refugio– llamando a su pueblo a inmolarse por la dictadura, y también nos ha presentado como creíbles sus palabras cuando aseguraba “Habrá un fin de estos, un fin de la oposición, un fin de la derrotada OTAN”. A juzgar por las “noticias” y por los analistas de prensa oficiales, el Gobierno libio contaba (cuenta) con la adhesión incondicional y masiva de su pueblo, y la derrota de los rebeldes y de la OTAN era solo cuestión de trámites. En todos los casos, las “informaciones” para los cubanos han estado tan sesgadas que se han ignorado deliberadamente los reportes de prensa de numerosas agencias extranjeras que han seguido paso a paso el conflicto de ese país del norte africano. La fuente “fidedigna” del periodismo oficial cubano ha sido siempre Telesur; lo cual no es casual, teniendo en cuenta la corriente de simpatía que fluye entre el dueño de dicha televisora, el aprendiz de totalitarismo Hugo Chávez, el déspota libio y el régimen cubano. Los semejantes se atraen.

Lo cierto es que, tanto los cables consultados con cierta regularidad en nuestras conexiones a Internet, como nuestro entrenamiento en interpretar la prensa oficial al revés, nos han estado diciendo que en Libia las cosas estaban ocurriendo de otra manera. Era evidente que los rebeldes (“mercenarios y traidores dirigidos por el autodenominado Consejo Nacional de Transición”, dicen despectivamente los medios de Castro), apoyados por la OTAN, estaban cerrando el cerco en torno a Gaddafi . Contrariamente a los falsos triunfalismos de los amigos de Gaddafi, era obvio que el régimen “socialista” libio tenía ya sus días contados.
Por eso, y porque durante este domingo 21 de agosto de 2011 he estado recibiendo varios mensajes en mi móvil confirmando entre otras informaciones la marcha de los rebeldes sobre Trípoli, la detención de los hijos de Gaddafi y de un grupo de sus más cercanos colaboradores y la rendición de sus guardias de seguridad, he sintonizado la emisión estelar del noticiero de televisión, esperando la confirmación oficial de la inminente caída del régimen libio, y me he divertido de lo lindo ante los tartamudeantes y perplejos locutores que no parecían entender la naturaleza de las des-informaciones que les ordenaron leer. En un primer reporte, presentaron una alocución del hijo de Gaddafi declarando que “no levantaría bandera blanca”, en clara alusión a una negativa a rendirse (el mismo hijo que, se dice, fue capturado), y a renglón seguido se mostraron imágenes de multitudes alborotando en la Plaza Verde; la misma plaza en la que poco tiempo atrás, según Telesur y la prensa cubana, “se reunía masivamente el pueblo libio” jurando defender hasta la muerte el gobierno de Gaddafi.

La expresión de estupor de los infelices profesionales de los medios cubanos, mientras leían textos incoherentes y contradictorios sobre lo que estaba aconteciendo en Libia, eran la apoteosis del ridículo: “La OTAN es responsable de las muertes que se han producido en Libia. Los guardias de seguridad de Gaddafi se han rendido. Es confuso lo que está ocurriendo en la Plaza Verde. Angola y Zimbabwe han ofrecido asilo político al líder libio”, decían los locutores. En la pantalla, el regocijo popular desmentía la menor posibilidad de “confusión”; allí todo estaba muy claro: Gaddafi había sido derrotado y la gente estaba feliz por ello. Sin embargo, en ningún momento en la emisión del noticiero se reconoció la verdadera situación de Libia.

A la vez, por mi memoria circulaban muchas imágenes, viejas y nuevas, entre ellas la de un Gaddafi todavía joven, altanero y orgulloso, muchos años atrás, recibiendo la más alta distinción que otorga el gobierno de Cuba: la Orden José Martí, acaso premiando los muchos crímenes que cometiera contra su pueblo; y más recientemente, apenas en días recientes, la imagen del General-Presidente cubano, Raúl Castro, acogiendo con toda simpatía a un alto representante del Gobierno libio que nunca se nos dijo a qué había venido a Cuba. He recordado también la exhortación del propio General a desarrollar un nuevo periodismo, valiente, honesto y transparente, durante el VI Congreso del PCC, apenas cuatro meses atrás. Si la cobertura de lo que sucede en Libia es una muestra de lo que nuestro General reformista considera transparencia informativa, ya podemos intuir claramente cuánta fe debemos tener en la “renovación” de la prensa y, por transitiva, en la sinceridad de otras empresas mayores

Fecha: 31/08/2011 03:17.


gravatar.comAutor: Junípero Serra

De qué transparencia habla el señor Santoral al dorso. Cómo es posible que este señor piense con el "dorso" de su cerebro" desde dfonde solo se puede defecar. ?Podemos llamar transparencia al hecho que las potencias se concierten y haciendo trizas al derecho internacional,a la resolución de la ONU que solo autorizaba la "exclusión área", y desmintiendo los sentimientos sentimientos humanos, bombardean un país, que no les puede responder, para derrocar un gobierno, en un acto de injerencia flagrante y abusivo. Claro, la transparencia de la prensa occidental, propiedad de millonarios y de intereses transnacionales dice que Gadafi es un asesino, después de haberlo usado, de haberle cogido su dinero y el petróleo y de haberle besado la mano. Coño, a dónde llega la estupidez humana que alguien se atreve a acusar de falta de transparencia a la prensa cubana porque no se sume a la verdad de la OTAN. La prensa cubana, con todos sus defectos, solo ha expuesto la otra versión, la versión que ocultan El país, el Herald, el Times, etcétera. Yo creo que Gadafi es un mierda. Pero también creo que el mundo se va volviendo una mierda cuando en nombre de proteger vidas, se matan miles de civiles mediante bombas de países poderosos. Que yo me coja, haciendo papel tan estúpido.

Fecha: 01/09/2011 08:40.


gravatar.comAutor: Usnavy Lopez

" no te calles como esos miles periodistas de allá, cómplices lamentables del silencio".
Vean uds lo que tiene que decir Pablo Milanes de la encomiable labor de los periodistas en Cuba...que diremos entonces nosotros,solo hay una verdad objetiva:Ningun periodista cubano se atreve a acercarse lo mas minimo a decir la verdad y solo existe pura desinformacion en los periodicos cubanos,alguien menciono alguna vez que si Napoleon hubiese poseido a PRAVDA en aquella epoca, nadie se hubiese enterado del resultado de la batalla de Waterloo,lo mismo puede aplicarse hoy a GRANMA Y JUVENTUD,podras pasarte toda la vida leyendolos y nunca sabras lo que esta pasando en el mundo que te rodea,solo sabras de "cumplimientos y sobrecumplimientos"...Una sola lagrima derramo Ruperta por los periodistas cubanos porque Ruperta era tuerta

Fecha: 02/09/2011 14:56.


gravatar.comAutor: Onedollar Pérez

Hasta en el nombre, Usnavy, se te sale el yanqui. Ya yo me hubiera cambiado el nombre. Pero si la prensa cubana es tuerta, tú eres ciego, porque la tuya, la que lees, te engaña, te dice lo que conviene, y la cubana, no las lees.

Fecha: 02/09/2011 16:53.


gravatar.comAutor: MEOLLO MORLANES

MEOLLO MORLANES

LA COMEDIA SILENTE
La situacion de los periodistas y la prense de Cuba me hace recorder aquel programa de televison de los fines de semana que deleitaba a grandes y chicos y que llevaba por titulo la comedia silente ,era animado por Calderon “el hombre de las mil voces”,en dicho programa ud veia a los actors hablando y hablando,pero en realidad nadie decia nada porque las cintas eran mudas,solo se oia la voz de Calderon,que por ejemplo decia “y aqui viene el amigo Tanque de Agua y poiiiing…”Solo que esta vez no contamos con la voz de Calderon,sino que hemos contado con la voz de Fidelongo Canon,y en su ausencia con la de su hermano Plutarco Cuero (cuero con los disidentes)…Y hasta la proxima semana queridos amiguitos…

Fecha: 03/09/2011 10:52.


gravatar.comAutor: Emeterio Betances

MAS CENSURA TODAVIA PARA LA PRENSA EN CUBA.
Las autoridades cubanas han retirado la acreditación de prensa al corresponsal de EL PAÍS, Mauricio Vicent, quien no podrá seguir enviando crónicas desde la isla. Hace apenas unas semanas, el Gobierno de Teherán hacía otro tanto con Ángeles Espinosa, también corresponsal de este diario, a quien, además, expulsó de Irán. Las acusaciones de parcialidad contra ambos corresponsales son enteramente falsas, y solo revelan que La Habana, por un lado, y Teherán, por otro, desean que los medios de comunicación actúen como sumisos altavoces de los discursos oficiales, no como testigos de la realidad.Pese a la distancia geográfica e ideológica entre estos dos regímenes, ambos han coincidido en el punto que mejor revela su naturaleza autoritaria: la voluntad de cercenar la libertad de prensa para, a continuación, imponer como única verdad las consignas de su propaganda. En nombre de Dios o de la revolución socialista, unas y otras autoridades están pretendiendo privar a quienes se interesan por los asuntos de Irán o de Cuba de una información veraz y contrastada, que es lo mismo de lo que privan a sus propios ciudadanos para mejor sojuzgarlos. Tanto hacia dentro de sus países, como hacia fuera, están tratando de tapar el sol con un dedo.
Los de EL PAÍS no son los primeros corresponsales que expulsa una dictadura; ni siquiera son los primeros que han expulsado las de Cuba e Irán en su ya dilatada historia de represión. Por eso es fácil conocer de antemano el resultado del atropello cometido. Cuando ambos regímenes sean un mal sueño, como lo acabarán siendo más pronto que tarde, el hecho de haber recibido la orden de callar será un motivo de orgullo para quienes, como los dos corresponsales de EL PAÍS, se han ocupado de dar cuenta de la realidad. Y, al mismo tiempo, esa orden será un acta de acusación adicional contra los dirigentes que la han decidido y los burócratas que la han ejecutado.
Tras medio siglo de revolución, los dirigentes cubanos no pueden seguir buscando fuera las responsabilidades del fracaso político, económico y social al que han precipitado a la isla, ni tampoco seguir persiguiendo como delito cualquier crítica interna. Y lo mismo sucede con la revolución iraní, cuyo propósito de someter la sociedad a la voluntad de unos ayatolás que usan el islam como coartada solo ha dado como resultado una esquizofrénica escisión entre la vida pública, ridícula de puro hipócrita y artificial, y la vida privada, en la que los iraníes dan curso a los anhelos que comparten con los hombres y mujeres de cualquier lugar del mundo.
Con el veto a los corresponsales de EL PAÍS, La Habana y Teherán imaginan haber realizado un gesto de fuerza. Más bien, han puesto de relieve su debilidad. Porque cuando un régimen político percibe la verdad como amenaza es porque la mentira sobre la que se asienta tiene el tiempo contado. En Cuba e Irán la cuenta atrás sigue imparable, por más atropellos que puedan cometer todavía sus Gobiernos.

Fecha: 06/09/2011 10:02.


gravatar.comAutor: Garcíaandía

Obama nunca respondió entrevista de Yoani Sánchez,
Un cable dado a conocer por Wikileaks este 1 de septiembre,
demuestra que la supuesta entrevista de la bloguera cubana Yoani Sánches
al presidente Barack Obama, nunca fue respondida por el mand
El 19 de noviembre de 2009 las agencias de prensa y los grandes periódicos se entretenían con una gran noticia: el presidente Barack Obama había respondido preguntas de la bloguera Yoani Sánchez. La “entrevista”,
y pronto sabrán por qué la coloco entre comillas, dio entonces la
vuelta al mundo y la entrevistadora respondió a su vez numerosos
cuestionarios contando sus emociones. Era entonces la única bloguera del mundo que recibía tal deferencia del Presidente de los EEUU, según The Huffington Post. “La
bloguera cubana Yoani Sánchez, cada vez más audaz, publicó el jueves
las respuestas del presidente Barack Obama a siete preguntas difíciles
que le envió”, escribió en esa ocasión El Nuevo Herald de Miami. Y parece que eran difíciles las preguntas, porque según un cable dado a conocer por Wikileaks este
1 de septiembre, el cuestionario -con un borrador de las respuestas-
fue enviado desde la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana
el 28 de agosto y se necesitaron casi cuatro meses para
devolverlo de regreso, con un alto por ciento de coincidencia con la
versión original, incluyendo casi exactamente la misma introducción en
la que Obama felicita a Sánchez por el premio María Moors Cabot de la
Universidad de Columbia. A
la izquierda, proyecto de introducción elaborada por la SINA. A la
derecha, la supuesta respuesta de Obama. Los cambios, como en el resto
de la "entrevista" fueron mínimos Para ver la imagen en alta
resolución, pinche sobre la fotografía. El cable también contenía las preguntas que la “periodista” enviaría al presidente cubano Raúl Castro. Al parecer la suerte de la “entrevista” cambió su curso el 6 de noviembre, cuando la multipremiada bloguera denunció una “golpiza” de las autoridades cubanas, de la cual no pudo aportar una sola prueba, pero que Mauricio Vicent, el corresponsal en Cuba del diario español El País -su principal patrocinador mediático-, calificó de “secuestro siciliano“. Otro cable recoge la entrega por un funcionario de nombre Poloffs
de las supuestas respuestas del presidente a la bloguera el 18 de
noviembre y el reconocimiento por parte de esta de que no había enviado
el cuestionario previsto en el cable de agosto para el presidente
cubano, que finalmente entregó -según el Herald- al día siguiente. "Ofrecemos
una traducción no oficial de las preguntas y un proyecto de respuestas
(de Obama). La versión original, en español, de las preguntas fueron
enviadas a la Casa Blanca a través de correo electrónico…", dice el Jefe
de la Oficina de Intereses en el encabezado de este cable. En su diálogo del 20 de noviembre de 2009 con el Herald,
Sánchez declaró estar orgullosa del “sentido periodístico de todo
esto”, pero cualquiera con sentido del periodismo sabe que la verdadera
noticia está naciendo ahora. Además de reseñar el escandaloso
fraude que se ha destapado, los medios que recogieron con entusiasmo
la noticia del 18 de noviembre de 2009, deberían hacerse al menos dos
preguntas: ¿Qué hacía un cuestionario dirigido al presidente
cubano Raúl Castro en un cable de la representación diplomática de
Estados Unidos en La Habana? ¿Podemos llamar a eso “periodismo independiente”?

Fecha: 06/09/2011 10:41.


gravatar.comAutor: Carlos

Por lo que pude oir hoy en el programa de Edmundo garcia, me doy cuenta de que las nuevas orientaciones del nuevo "DOR" son tratar de tergiversar a Wikileak sobre lo de si obama contesto o no a Yohani. Nadie habla de que el presidente, que no es bilingue, ni tan inteligente como nos lo vendieron, no pudo leer las preguntas y que uno de sus personal de confianza las contesto en ingles y se las dio a revisar, pero claro esto nadie lo dice. Ahora suponiendo de que obama ni se haya enterado de las preguntos, que culpa tiene Yohani de eso. Ella a travez de su blog, recibio la respuesta y asi la publico. En todo caso el imbecil fue Obama que se dejo citar como tal, y el departamento de estado que lo permitio.

Fecha: 06/09/2011 21:29.


Añadir un comentario



No será mostrado.






Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris