Facebook Twitter Google +1     Admin

IMPRESIONES DE UN CUBANO QUE VIVE EN CUBA

20060806012207-la-habana.jpg

Por Luis Sexto 

Me preguntan desde el exterior cómo está Cuba. Y respondo que Cuba vive una situación especial con una madurez que genera normalidad.  Es decir, tranquilidad.  

Los aviones despegan y aterrizan. Los turistas entran y salen. Las terminales de ómnibus siguen colmadas de pasajeros.  Los obreros continúan trabajando. Los niños aprovechan sus vacaciones. La televisión prosigue trasmitiendo sus programas de verano. Los artistas y escritores presentan sus últimos discos y libros…

No niego que  los cubanos, cuya mayoría ama y cree en Fidel Castro, estén un tanto consternados, inquietos. Les interesa la salud del hombre al que siempre han  llamado Fidel, así como a un amigo.  La información solo ha sido la necesaria. Es lógico que ante un poderoso país que ha concebido, y su presidente suscrito, planes para favorecer una “transición” hacia la democracia “a la americana”, y ha aprobado fondos para la subversión en el interior de Cuba, no debe saber cuál es la  verdadera situación del paciente Fidel Castro. La enfermedad del Jefe del Estado y el Gobierno en Cuba es hoy por hoy un secreto estatal. La defensa de la integridad y la seguridad nacionales pasa por ese silencio.   

Si alguna anormalidad hay en Cuba es la que generan los Estados Unidos y los grupos de presión en Miami, que han llegado a pedir la intervención militar.  

No, claro que no es un mito. Cuba prepara sus defensas porque, ciertamente, en los Estados Unidos hay gente que desea, pide, reclama, el desembarco de los “marines” en Cuba o el vuelo de misiles hacia La Habana. Como en Irak, Afganistán, Líbano…

Hoy desde temprano salí a la calle.  Me dirigí a los estudios de Radio Rebelde, en la intersección de 23 y M. como hago todos los sábados a la misma hora. Todo me pareció igual que siempre. Tal vez una mayor exigencia para entrar en un edificio tan importante como  la sede la emisora insignia de la radiodifusión cubana. Natural, me dije. 

Por lo demás, qué ha pasado en Cuba que no haya estado previsto por las leyes. El artículo 94 de la Constitución dice:

“En caso de ausencia, enfermedad o muerte del Presidente del Consejo de Estado lo sustituye en sus funciones el Primer Vicepresidente.” 

El primer vicepresidente es Raúl Castro.  

Los estatutos del Partido Comunista también establecen que por las mismas causas el segundo secretario sustituye al Primer Secretario.

Raúl Castro es el Segundo Secretario.  

Elegido para ambos cargos. 

Los compañeros que Fidel nombró en su Proclama el pasado 31 de julio, recibieron la encomiendas de ciertas tareas que él ahora no puede realizar. Eso no significa un reajuste de poder. 

Ricardo Alarcón continúa siendo el presidente de la Asamblea Nacional.Los ministros siguen en sus puestos.Las estructuras del poder político y administrativo continúan vigentes desde la circunscripción hasta la asamblea provincial. Todos los elegidos continúa en sus funciones. 

¿Dónde está el caos? ¿Dónde está “la transición” del poder”. 

Cuba es una república configurada sobre leyes e instituciones. Fidel Castro ha sido el líder que ha encarnado la vocación e independencia y justicia social del pueblo de Cuba. Y ello, por supuesto, lo ha dotado de mucha autoridad, pero sobre todo del amor de su gente.  El comité permanente de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba ha exhortado a sus fieles a orar por la salud del Presidente cubano y a preservar la tranquilidad social. 

Pero, en verdad, hay desconfianza con respecto a la actuación del gobierno de los Estados Unidos. Nuestra historia recomienda que desconfiemos. 

En 1898 frustraron la independencia. A lo largo del siglo XX apoyaron los peores gobiernos de la república. Entre ellos, la tiranía de Gerardo Machado y la de Fulgencio Batista. Desde enero de 1959 prohijaron y financiaron a los grupos que se opusieron a la revolución. Prepararon a la brigada 2506 y la desembarcaron en Playa Girón en 1961. El territorio norteamericano ha sido la base de comandos especializados en ejecutar sabotajes y asesinatos. Desde hace 45 años los sucesivos gobiernos de la Casa Blanca mantienen un embargo y un bloqueo económico que ha retardado y entorpecido el desarrollo de Cuba. El Congreso ha aprobado leyes extraterritoriales que castigan a los barcos que  entren en puertos cubanos y a los extranjeros que inviertan en la Isla.  Washington prohíbe que los organismos crediticios internacionales  presten dinero a Cuba. 

¿Qué razón existe, pues,  para que los cubanos honrados, patriotas, confiemos en las promesas  de no intervención en nuestros asuntos si los Estados Unidos se han pasado toda la vida interviniéndonos?  Estas son mis impresiones. Desde Cuba.

05/08/2006 20:25 Luis Sexto #. Política



Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris