Facebook Twitter Google +1     Admin

VINDICACIÓN DE LAS VACACIONES

20160906233852-vacaciones.jpg

Luis Sexto

Mis vacaciones pecarían de presuntuosas si aspiraran a un crédito en el  libro Guinnes  o a merecer el recordatorio de una efeméride. Tienen, sin embargo, un mérito, casi un récord: apenas cuestan. No necesitan playas, ni moteles, ni campamentos bucólicos, ni ríos, montañas y otros etcéteras. Solo exigen el pasaje y las chucherías gastronómicas que completan el diario yantar en casa ajena.

Desde hace 35 años mis neuronas fatigadas, mis músculos abrumados por la tensión –como le ocurre a cualquiera que vive con el jadeo en el alma- se recuperan y distienden en el ingenio azucarero donde vivieron mis suegros hasta  su deceso reciente. Allí, en la dispersa soledad del batey, a orillas de bosques en potencia, entre cayos de silencio, me desintoxico de la ciudad y sus rumiantes sonidos. Todo muy barato. Tan barato que ni cargo con los libros. En el ingenio los hallo en una cita cotidiana que, a pesar de tantas recurrencias, reserva cada vez una sorpresa. La lectura resulta más bien el baño en el mar, el paseo campestre, el jaibol vespertino. Me gusta leer. Que me perdonen los demás. Y cada tarde, visito a mi amigo José de Jesús Márquez para conversar de libros, pero sobre todo para escoger el título del día siguiente. “¡Cómo Márquez tiene libros!”, comentan los que entran en aquella rengueante casita, cuya debilidad de madera y tejas ha devenido fortaleza frente a los últimos ciclones, incluso el Michelle. Los libros son casi los únicos valores materiales de aquella chabola.

Tengo, pues, un concepto poco festivo de las vacaciones, contrariamente a mucha gente -¿mucha?- que las convierte en una interminable feria de los sentidos menos edificantes, en un banal uso de ese tiempo cuyo recto uso implica el descanso más que  la holganza. En la diferencia semántica entre estas dos palabras casi iguales en su significado radica la esencia de cualquier reflexión sobre las vacaciones. No es lo mismo vacar creadoramente que holgar sin provecho. En el mapa de la personalidad –sabemos- abundan los trazos de las circunstancias familiares y las escuelas de la niñez. Y yo agradezco que mi madre, cuando quería que yo no saliese a mataperrear, ponía en el piso un paquete de comics: los  muñequitos de Los Halcones Negros, El Llanero Solitario, Dick Tracy y otras lecturas igualmente “non sanctas”, pero que indujeron en el pequeño, echado en el fresco mosaico de la sala, una inclinación a la lectura como antídoto contra el aburrimiento. Desde entonces empecé a aprender cómo estar a solas conmigo o a conversar,  según el verso de Antonio Machado,  “con el hombre que conmigo va”. Después, a mis 15 años, el Seminario Salesiano mejoró las técnicas de lectura, la puntería para escoger los libros y, sobre todo, a asumir el concepto latino del Otium, como espacio apropiado para descansar aprendiendo o aprender descansando.

Ocio fecundo lo llamaron los clásicos. Pero los siglos corrompieron tantos los valores positivos del ocio que lo obligaron a merecer el título de “padre de todos los vicios”. Y  mis maestros, por tanto,  también me enseñaron a guerrear contra la pérdida, el derroche, del tiempo libre en las temporadas del descanso.. Y fue en esa pelea contra el no hacer nada cuando escribí mi primer poema, pues como carecía de habilidad manual para acometer un trabajo plástico en madera, o plastilina, o sobre  acuarela, me propuse rimar ciertas sensaciones paisajísticas. No me atrevo a reproducir los versos. Pero si no me gustaron por ingenuos, si me agradó el trabajo de componerlos. Y me declaré adicto.

Ya ven, pues, de donde procede ese hábito de pasar las vacaciones en un ingenio, invirtiendo las horas en la lectura que uno aplaza el resto del año por falta de sosiego. De vez en cuando, alguna salida a la Ciénaga, Varadero, Cienfuegos, si hay medios. Pero el habitar entre el silencio, la sombra de la arboleda, la conversación familiar o entre amigos, y la reflexión individual, han integrado mi batería vacacional, y las de mis hijos en su infancia, y la de mi esposa, cuyos intereses han coincidido con los míos, en particular porque en las vacaciones ella volvía a reeditar sus días en “casa de mamá y papá”. Cuánto vale esa vuelta al hogar del comienzo. Tanto vale, que he confirmado que uno empieza a ser verdaderamente adulto cuando ya no puede decir: voy a casa de papá.

Cada cual, desde luego, ha de bailar en la feria como le guste. A nadie recomiendo mi técnica. Y resumiendo esta evocación -que me causa tristeza por no poderla vivir nuevamente al pie de la letra- recomendaría revalorar el sentido de las vacaciones. ¿Nos hemos fijado que algunos, por asumirlas entre frívolos excesos, no las repite, o las termina con sus valores humanos y morales un tanto deteriorados? Vacaciones y banalidad  no suponen la igualdad de los sinónimos. Quizá quepa la separación de los antónimos. Y para terminar sin excederme  en un sermoneo que no se ajusta a mi estilo, ni a mi papel, comparto esta imitación de los célebres versos de nuestra amiga Carilda Oliver. En las vacaciones me desconecto, amor, me desconecto…  de la rutina. Solo eso.

 

 

06/09/2016 16:38 Luis Sexto #. Ética

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: Luis Sexto

Oye, yo tambien quiero leer a : los muñequitos de Los Halcones Negros, El Llanero Solitario, Dick Tracy y otras lecturas...que la revolucion desapareció del mapa

Fecha: 06/09/2016 19:44.


gravatar.comAutor: Esperanza Cutino

Si lo que busca es tranquilidad y sosiego para dedicar sus horas de ocio al agradable placer de la lectura,nada tan seguro entonces como esa visita al terruno familiar que otras veces usted nos ha mencionado.Nada debe ser mas tranquilo que un batey de un ingenio sin ingenio,pues aonque no estoy segura al ciento por ciento ese batey ya no tiene olor a melaza, miel ,ni el bagacillo se posa en las ropas tendidas en los cordeles.Lo que el viento se llevo...

Fecha: 06/09/2016 20:18.


gravatar.comAutor: Wilfredo Ibarrola

Provengo de uno de esos bateyes que se quedaron sin central,cuando vino la orden de "arriba,arriba"de desmantelarlos,desmerengarlos,desbaratarlos y venderlos como hierro viejo al mejor postor.Puedo afirmar sin duda alguna que estos bateycitos se han ido convirtiendo en pueblos fantasmas,sus habitantes al perder su fuente de trabajo han tenido que irse a trabajar a decenas de kilometros de sus hogares,otros nunca volvieron a trabajar y deambulan por las polvorientas calles del antiguo central como zombies,muertos vivos alos que les robaron el alma.El dia transcurre de la siguiente manera:Por la manana,todo el pueblo esta en la calle,tratando de conseguir lo que comeran ese dia,luego de tarde las calles quedan desiertas y solo algunos vigilan las bodegas y placitas para ver "que es lo que sacan",el alcohol es el principal entretenimiento,la gente comenta quien es el ultimo que se ha muerto,o quien ha pasado a mejor vida porque se fue para el norte,por la noche solo la tele y el "paquete"entretienen a los muertos vivos,La mesa encontrara abundante en estos pueblos embrujados sin central.

Fecha: 07/09/2016 07:20.


gravatar.comAutor: Bienvenido

"Pero no siempre todo fue mal en Falla, la prosperidad llegó a la zona cuando el inmigrante español Laureano Falla Gutiérrez la eligió para construir en la segunda década del siglo XX el que fue uno de los centrales azucareros más eficientes de Cuba: "El Adelaida".

A su muerte, en 1929, el poblado de Falla continuó su desarrollo con una destilería, un cine y otras fuentes de trabajo, como henequeneras, además del ya citado Central.

Sin embargo, hoy Falla es un pueblo triste, un pueblo fantasma: el cine es un edificio vacío lleno de goteras, con una pantalla inservible, las puertas de emergencia clausuradas y un único televisor en el que a veces ponen películas. En cuanto a estadio deportivo, es un campo de hierba seca.

Muchos de los entrevistados reconocen algo que acaba siendo la práctica entre cientos de miles de cubanos en toda la Isla: a veces no pueden respetar las leyes si quieren sobrevivir.

La única opción de supervivencia es el negocio ilegal, como reconocen varios de los entrevistados, que se han dedicado a las peleas de gallos, al tráfico de langosta, a destilar alcohol.

“Falla se ha quedado sin hombres. Todos están presos por matar vacas”, dice “Pichón”. La pena por matar vacas puede ser hasta 17 años de cárcel"

Para mas informacion acuda a EL TREN DE LA LINEA NORTE,documental cubano recientemente exibido,donde se nos narra la suerte de los poblados situados en la ramal norte de las provincias de Camaguey,Ciego y el norte de las Villas,especialmente el poblado de Falla antiguo central Adelaida.

Fecha: 07/09/2016 07:36.


gravatar.comAutor: Luis Sexto

Ay Luis Sexto. Ves? Cada vez mas los cubanos levantan su voz. Que deja el "sistema socialista" en Cuba? Hambre, muerte, envilecimiento. Eso y otras cosas peores es lo que deja.
Evidentemente, no soy Luis Sexto. Es q mi nombre este "periodista" lo tiene bloqueado

Fecha: 07/09/2016 13:07.


gravatar.comAutor: Noel Sosa Fong

Asi es ,salir de la rutina ,yo me refugio en mis ancestros asiaticos y la paz ,tranquilidad y meditacion la logro en mi querido japon entre nietos y amigos¡¡¡felices vacaciones ..yo en mi prejubilacion...

Fecha: 07/09/2016 16:33.


gravatar.comAutor: Gárciga

Señores foristas, ahora me doy cuenta que la paciencia del aujtor de este blog es infinita. ninguno de quienes se dicen sus enemigos, son dignos de él. ya uno se da cuenta, de por qué pasan los años, y la gente que Miami paga sigue exsudando bilis, y no encuentra uno una idea verdadera. PORque sólo hay datos, nunca arumentos ni explicacions. Por ejemplo, nadie en el pasado nunca vio demoler un ingenio, incluso norteamericano porque ya no era rentable? Entonces a qué escándalo. Pasen buen día.

Fecha: 09/09/2016 08:22.


Añadir un comentario



No será mostrado.






Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris