Facebook Twitter Google +1     Admin

JUSTOS Y PECADORES

20140518173611-impunidad.jpg

Luis Sexto, @Sexto_Luis

Quizás algún lector deje a media esta nota. Pensará que me demoro demasiado para llegar a la semilla. Desde luego, digo que no: que no me tardo, porque desde las primeras líneas empiezo a hablar de lo que me he propuesto. Alcanzar la semilla de un mango pulposo, de una o dos libras, demora, pero mientras el diente consigue tocarla usted está comiendo mango. ¿No? Por ello a veces me considero un justo que paga por pecados ajenos. Y ello, me parece, es tendencia nacional.

Esa frase, pagar justos por pecadores, tiene en nuestra cultura del vivir común un doble en esta otra: botar el sofá. Por supuesto, también es proverbial nuestra tendencia al facilismo. Lo que molesta, ¡zaz! Un tajo y abajo. Como el famoso cuento callejero que no reproduzco para no enturbiar estas líneas. Pero cuesta menos esfuerzo botar el sofá que a la pecadora. Y exige menos, también, culpar a todos que individualizar al culpable.

Nuestro concepto de la justicia, de la justicia de todos los días, no la de los tribunales, está bastante distorsionado. Con lo cual afirmo que entre nosotros son unas cuantas las esferas que deben ser corregidas y deshollinadas. Habitualmente todos empezamos siendo culpables, hasta tanto no demostremos lo contrario. Y así la gente honrada paga a veces el plato roto, aunque sea en parte, junto con los únicos culpables. Si en el salón de baile, se armó la gorda, pues a cerrar el salón de baile. No se baila más. Imaginemos qué pasaría si para evitar que cierta gente estropeada por los desvalores hurte las ruedas de los contenedores de basura, se suprimieran esos utensilios de la higiene. O les quitaran las ruedas. Pobres, pues, los trabajares de comunales.

No exagero. Quién no ha tomado café en tazas sin asas. Mongo Rives, el del sucu suco, sabe de eso y lo cuenta en una de sus piezas: “La taza no tiene asa/ y no la puedo agarrar, / si sigo con esta taza/ al fin me voy a quemar...” Cierto administrador, para evitar que algún cliente se las llevara, porque quizás en su casa carecía de ellas, les rompió el asa. Y sanseacabó. Así nadie las quiere.

Uno comprende ciertas manifestaciones de irrespeto, de inmoralidad, ilegalidad. Hemos sufrido carencias. Aún incluso las sufrimos. Esa situación explica algo. Obviamente, las circunstancias materiales influyen en la conducta humana. Pero uno no justifica que el egoísmo se desmande en alguna gente malagradecida, enfrentada a las leyes, las normas morales y a sus compatriotas, siempre atenta para coger los mangos bajitos. Son los mutilados morales del período especial, o hijos de familias descompuestas o alumnos de alguna escuela deficiente.

Lo que cuesta más trabajo comprender es la demora, no de esta nota en llegar al fondo, sino la de desatar los nudos de tantas soluciones. En nombre de lo justo y de lo legal, se impide a veces la eliminación de ciertas necesidades. Me parece que es más recomendable políticamente, aunque más difícil, determinar a los fraudulentos, que mantener durante meses a la gente asumiendo faltas ajenas.

¿Ejemplo? Muchos. Usted los conoce. Está claro: nos ha marcado la mentalidad del “todo o nada; todos o nadie”, aunque ahora parezca disolverse en una justicia distinta: no todos por igual, sino según su acción y sus efectos.  Yo sólo pregunto: ¿Quién no acepta que la condición de revolucionario incluye la visión equilibrada de las cosas y la gente? ¿Quién se niega a aceptar la razón como la suprema palanca de la justicia? Lo justo y lo legal no pueden ser como esos hitos que anuncian los kilómetros en las carreteras: dura piedra. La ley es dura, pero es la ley, dice un apotegma latino: Dura lex, sed lex. Pero el refrán está claro: No pueden pagar justos y pecadores… a la vez. O lo mismo: botar el sofá, y en vez de pedir cuentas continuar actuando de modo que al que hace daño aquí, se le traslada hacia allá para que continúe su campaña de dislates, a veces por incapacidad,  y en otros momentos, posiblemente, por maldad. Lo vemos, lo vemos sobre todo en los municipios. En uno que yo me sé -y callo su nombre  porque en estos días lo cité por radio un tanto duramente, y no me acusen de ensañamiento-; en ese sitio,  el sujeto que unos cinco años atrás salió en un periódico como uno de los violadores fundamentales de una disposición gubernamental, hoy dirige políticamente el municipio. 

Uno pregunta:  ¿Es la impunidad un mal inevitable; acaso necesario? Extendiendo el tema,  hago recordar que el bloqueo económico, comercial y financiero estadounidense daña, limita, prohíbe, y omitir sus efectos en la situación cubana es error de argumentación, cuando no artificio del oportunismo. Pero los errores locales y la impunidad articulan la otra ala del buitre  que sobrevuela a Cuba, esperando la caída para trocear sus despojos.  

 (Publicado en Juventud Rebelde) 

18/05/2014 10:36 Luis Sexto #. Política



Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris