Facebook Twitter Google +1     Admin

MAL EPITAFIO

20131214163810-bondad.jpg

Luis Sexto

 Veamos si esta pregunta es obvia: ¿Carecemos de bondad? Cualquiera de mis lectores en Cuba podrá decir,  quizás en un impulso circunstancial o en una finta oportunista, que la bondad nos desborda, y por tanto la pregunta resulta vacía de sentido. Pero, en segundo turno, digo que como lo creo útil continuaré preguntando, más bien afirmando: sí; nos hace falta. A veces, carecemos de bondad.

Tal vez uno de los datos más obvios de la realidad sea el menos obvio. Porque nos hemos habituado a creer que obramos en nombre de la bondad. Y por ello no nos percatamos de que los achaques estructurales en nuestra armazón social, no justifican que  la bondad se nos escurra como característica personal. Y cuando me refiero a esta virtud, aludo a la bondad que ha de permear la conducta política de cuantos nos consideramos revolucionarios.

Parece cierto que las actitudes burocráticas provienen, en parte fundamental, de la organización social y política donde los seres humanos actúan. Si las decisiones de este o de aquel adquieren el cartel de inapelables, si quien, atrincherado tras un buró, impunemente distorsiona las leyes según su criterio o sus intereses particulares, y se encarama en una torre de papeles, planillas, acápites, citas, cifras, estadísticas y olvida que no solo de papeles vive el hombre, podremos decir que refleja una estructura rígida, vertical, autoritaria. Pero no siempre la regularidad  se encarna en la generalidad. Porque uno topa con este o aquel que sabe moverse, aún dentro de la estrechez, guiado por la bondad, es decir, por la comprensión de que su ejercicio de poder, por pequeño que sea, solo se justifica si sirve a sus conciudadanos.

Ya ven: me voy arrimando a la sartén de lo político. Y en estas circunstancias, es decir, en el actual reacomodo estratégico de la sociedad cubana –que no tiene porque asemejarse al reajuste de las capas de la tierra y generar un “terremoto”- la bondad, y su afín solidaridad, tienen que mecharse de política constructiva, de política respetuosa y generosa; nutrirse de la convicción de que la justicia a secas, no traduce el ideal de la Revolución cubana. La justicia, para serlo en términos revolucionarios, necesita de la bondad.

Muerdo las teclas para no excederme, ni ser a mi vez injusto. Pero hemos de atizar la sensibilidad, para comprender las necesidades y los riesgos a que el país se expone si, por ejemplo, no recuperamos rápidamente la conciencia jurídica, y empezamos a preservar intactas las leyes de todos los días, que se quiebran por aquí o por allá, con la complicidad colectiva. No hace mucho, pregunté en cierto pueblo por el rastro donde vendían materiales de construcción para que ciudadanos urgidos adquirieran, como se dijo y se estableció, medios para reparar o construir su casa. Entré y pregunté solo para comprobar, y en la oficina –ah, las oficinas, siempre tan limpias y acogedoras- me respondieron que allí se vendió por un tiempo, pero ahora solo los organismos estatales podían comprar. Ah, dije, como preguntando en silencio: ¿Y la gente y sus necesidades? ¿Y la política y su programa? ¿Y la ley y sus conceptos?

Recuerdo con frecuencia unos versos de Bertolt Brecht,  poeta comunista alemán, cuyo sentido es como un toque de “atiendan todos”: “Ay, nosotros/que quisimos echar los cimientos de la bondad/no supimos también ser bondadosos”. No lo digo yo, repito; es texto de un escritor y dramaturgo comunista que, honrando su condición política, encaró la verdad para mejorar la vida del pueblo. En su patria, la difunta RDA, esa frase pudo equivaler a un epitafio. Para nosotros, aún vivos y coleteando en medio del un zarzal de llamas, el texto del poeta es un mandato. Porque si olvidamos que partimos del afán transformador de la Sierra Maestra y de la ética de la bondad de  Martí, podríamos perder la orientación y al perderla perdemos los cimientos de la bondad y ganaríamos un epitafio muy desconsolador. Hace unos años, Raúl Castro le confesó en una entrevista: Los revolucionarios viviremos según viva la Revolución. Si ella muere, moriremos definitivamente.

Es decir, seremos olvidados si en vez de modificar mejorando las estructuras que ya no operan efectivamente en nuestra sociedad, nos resignamos a que deformen la aplicación de nuestros ideales. Actuar es tan valioso como soñar... Y soñar no equivale a engañarnos, ni a engañar.  

 

14/12/2013 11:38 Luis Sexto #. Política

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: Modesto Reyes Canto

Nada que ver con lo planteado aquí por usted, amigo Luis,pero al leer la palabra epitafio me trajo a la memoris un cuento anónimo que ley hace muchos años, no recuerdo bien si en Pa'lante o en el DDT,pero sí se dejaba saber que era de un autor desconocido.En lo particular lo he publicado en otras oportunidades en distintos medios tratando de ver si logro averiguar el nombre del autor. Quizás algunas frases no sean del original, pues no me lo aprendí de memoria, pero siempre he respetado la esencia del mismo.Tal vez con sus conocimientos en el mundo literario y de los que le siguen en su blog, logremos identificar al autor.Gracias. Un abrazo. Modesto Reyes Canto.


PEDRO PULCRO(Cuento anónimo)

Extraña afición la de aquel señor, visitar los cementerios y leer cuanto epitafio se encontrara en ellos. Un dia, de visita en un campo santo, cual no fué su sorpresa al leer los siguientes epitafios: “ Aquí yace Juan Lia, que solamente vivió un dia. 1890- 1934”. Concho, pensó el hombre. Aquí hay un error porque del 90 al 34 van 44 años…Déjame ver aquel otro--“ Aquí estâ enterrado Julio Radamés; solamente vivió un mes.1890-1938”. Reconcho!-volvió a pensar el hombre—este es otro error pues éste murió a los 48 años.
Déjame seguir…Aquí yace Juaquín Castaño, solamente vivió un año. 1901-1940”. Recontraconcho!. Son 39 años. Que va. Todos estos epitafios estân llenos de errores. Ahora mismo voy a ver al sepulturero para que me explique.
Al llegar a donde el sepulturero le hubo de plantear a éste que había detectado una serie de errores en las fechas de nacimiento y de defunción de los que hoy dia eran cadaveres. El sepulturero le escuchó pacientemente y después le replicó:--Mire amigo. Los epitafios los hago yo, no en base a los años reales que vivió la persona sino, en lo útil que fue en este mundo. Por ejemplo. Si aquí traen a enterrar a alguien que en vida fue muy malo, en todo el sentido de la palabra, yo no permito que le escriban un epitafio ipócrita lleno de alabanzas y mentiras. Sencillamente yo escribo el epitafio y le pongo; “Aqui yace un HP”.

Ah!—dijo el hombre—Estâ muy interesante esa filosofía. Déjeme hacerle una pregunta: Si yo muero que epitafio me haría usted?.

Bueno—contestó el sepulturero—para decirle tendría que conocer de su vida.Con dos o tres preguntas me bastan.

Pues,--pregunte—dijo el hombre. Y el sepulturero comenzó a preguntar:

--Nombre.
--Pedro Pulcro.
--Es casado?
--Ni que Dios lo quiera.
--Tiene Hijos?
--Ni en sueños, porque entonces sería una pesadilla.

Después de haber escuchado aquellas respuestas el sepulturero le dijo al hombre que ya tenía listo su epitafio. El hombre pidió que se lo dijera y el enterrador le dijo. Escuche.

Aquí yace Pedro Pulcro

ni fue esposo ni fue padre

y del vientre de su madre

salió derecho al sepulcro.



Escribe: Modesto Reyes Canto.

Fecha: 15/12/2013 08:57.


gravatar.comAutor: Daniel Franco

Completamente de acuerdo con Ud. Sr. Luis, espero que Ud. siga atacando las causas que generan los problemas, pues atacar los problemas sin destruir las causas que lo ocasionan de nada sirve.
Nosotros poco podemos hacer, pero hombres preparados como Ud. y ademas respetados por la vehemencia que defienden sus ideas son los que en estos momentos cruciales que vive nuestra patria, pueden hacer despertar a esa masa de la poblacion que se encuentra a merced de muchos que no tienen bondad y se parapetan detras del poder de que estan investidos para como Ud. dice violar o utilizer las leyes de acuerdo a su conveniencia.
Lo felicito por su escrito y espero que haga lo que cuba espera de Ud.

Fecha: 15/12/2013 14:27.


gravatar.comAutor: Daniel noa

Felicitaciones, Maestro...otras palabras huelgan...Me gustó la contribución de Modesto con su Pedro Pulcro....pues de esos pulcros anodinos tenemos algunos por estos lares que merecen el epitafio del sepulturero...y más diría yo....la pronta sepultura.

Fecha: 16/12/2013 11:08.


gravatar.comAutor: Victor Lee

Felicitaciones senor periodista su articulo es como un toque de clarin.No es posible esconder el sufrimiento que segmentos vulnerables de nuesta sociedad estan enfrentando en estos momentos.Lo mas penoso es notar ese clima de indiferencia que parece haberse aduenado de nuestros mas altos dirigentes ante las penalidades y los desafios que representa el diario vivir en nuestro pais.Las noticias a veces son estremecedoras.Baste un simple temporal y se nos aparece la nota informativa de cerca de doscientos derrumbes en la capital.Si esto no es epitafio anda bastante cerca.Todo aquel que ha visto la cinta Titanic puede comprender lo que significa que toda una obra se hunda en el oceano y no quede ni el recuerdo,cuando mas un mal recuerdo.Dios quiera que los que dirigen la nave encuentren un adecuado modo de salvar lo aun salvable.NO es tiempo aun de gritar: Salvese quien pueda,las mujeres y los ninos primero...

Fecha: 16/12/2013 13:35.


gravatar.comAutor: Francisco

Suerte la mía que de nuevo puedo leer sus agudos trabajos. Le puedo decir que he escrito en los foros de JR remarcando la idea de que muchos, incluídos periodistas, no consiguen ver al enemigo interno, del que hablaba Fidel en su concepto de revolución, en ese sector de la población que constituye la BUROCRACIA, en el entido de dio Lenin a esos oportunistas y enemigos declarados de las revoluciones y que se enmascaran de lo contrario, es decir, se dicen ellos mismos que ellos sí son los verdaderos revolucionarios para poder engañar y dejar a la bondad solo para llorar un poco en alguna película donde el tipo deja a la esposa y tan, tan, tan; un domingo por la tarde y en casa.
Martí señaló que la justicia como meta era la JUSTICIA TOTAL. Y estoy convencido que sin bondad y solidaridad reales, no hay ni podrá haber justicia.
Gracias, Luis Sexto.

Fecha: 17/12/2013 16:41.


gravatar.comAutor: El Oriental

Buen día. Excelente artículo maestro Sexto, pero algo que siempre me ha preocupado es que los socialistas y comunistas siempre se han creído dueños del humanismo, de la verdad, de la preocupación por los pobres, y resulta que a la final siempre ha sido la excusa para oportunismos, demagogia, populismo y manipulación y cuando se cae en autoritarismos se convierte en una de las principales armas para mantener a la población acallada, silenciada, explotada, manteniendo las realidades escondidas como táctica para mantenerse en el poder y no avanzar en los cambios que se adapten a las realidades actuales. Las demostraciones de bondad solo son tangibles en personas con buen corazón, buena formación del hogar, independientemente de las tendencias políticas y religiosas y eso lo he podido comprobar en mi vida, he sentido personas con gran solidaridad y bondad y eso ha tenido que ver mucho con las enseñanzas del hogar y buen corazón.

Fecha: 18/12/2013 12:48.


Añadir un comentario



No será mostrado.






Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris