Facebook Twitter Google +1     Admin

EL REMAKE DE "MORIR POR LA BOCA"

20130116233923-frontera3.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MIAMI (EE.UU.), 14 ENE (EFE) Los guardacostas cumplen con su función de "interceptar a los inmigrantes indocumentados que intentan entrar ilegalmente por mar en territorio estadounidense", señaló en un comunicado William Baumgartner, contraalmirante de la Guardia Costera.

    Respecto a las repatriaciones más recientes, Baumgartner explicó que los cubanos fueron interceptados en cuatro operaciones diferentes en alta mar y advirtió de que aquellos que viajan en embarcaciones dedicadas al "contrabando de emigrantes indocumentados ponen en grave riesgo las vidas de estos".

    Según los convenios suscritos entre Cuba y Estados Unidos, los cubanos que son interceptados en el mar, aunque sea a pocos metros de la orilla, deben ser repatriados. Sin embargo, aquellos que logran pisar tierra pueden permanecer en este país y al cabo de un año obtener la residencia.

    En vísperas de la entrada en vigor hoy de la reforma migratoria de Cuba, el Gobierno estadounidense ha insistido en pedir a los cubanos que no arriesguen sus vidas cruzando el mar hacia este país.

    "Continuamos alentando a la gente a que no arriesgue sus vidas al emprender travesías peligrosas en el mar", dijo el viernes en un comunicado la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland.

    "La mayoría de los países aún requieren que los ciudadanos cubanos tengan visas de entrada, incluyendo Estados Unidos".

    El Gobierno de Washington planea mantener los actuales requisitos de visas y los ciudadanos cubanos siguen necesitando una visa legal o autorización para entrar en este país.

 

COMENTARIO

Luis Sexto

En este cable está descrito el lado de la política que pocos quieren ver.  A pesar de las apelaciones a que nadie arriesgue su vida por el estrecho de la Florida, mientras el gobierno norteamericano mantenga vigente la ley de ajuste cubano, y la política de pies secos y pies mojados, y por otra parte exija  los actuales y severos requisitos para otorgar visas, y aunque el gobierno cubano haya prácticamente eliminado todas las prohibiciones migratorias, incluso para los médicos,  los demasiados interesados en viajar a territorio norteamericano tendrán que seguir apelando al mar. O  pedirán  visa a México y luego correrán  a la frontera para acogerse, con el pasaporte cubano en la mano, a la ley de ajuste.  Ahora veremos qué medidas toma la Casa Blanca en la frontera con México. Algo sucederá allí. 

Por su parte, Ecuador, que no exige visado a los cubanos, acaba de establecer que, para que un cubano  llegue a Ecuador en viaje personal, tendrá que haber recibido una carta de invitación de un ecuatoriano solvente. Este solo podrá invitar a un cubano en un período de 12 meses. Como vemos, Ecuador reordena el flujo migratorio y de paso le evita a los Estados Unidos una aglomeración en la frontera utilizando a Ecuador como puente.

Evidentemente, anualmente los Estados Unidos otorgan una cantidad de visas a cubanos que deseen emigrar, aparte de los viajes temporales.  Pero como es sabido, una cifra considerable no clasifican como emigrantes ni como viajeros temporales. Habrá que pararse un día en Calzada y L para observar cuántos salen frustrados en sus gestiones. Y quien quiere emigrar y no puede porque los Estados unidos, el país  al que desea ir, no le otorga el visado, acudirá al expediente establecido casi desde 1959: la balsa, el bote,  la lancha, o el pago  por sus parientes en Miami de unos 10 mil dólares para que una lancha llegue a las costas a recoger emigrantes, en un ejerció continuado de tráfico ilegal. Si esas acciones continúan, la Casa Blanca  podrá capitalizarlas políticamente al decir: "la gente huye de Cuba". El truco ya hiede.

Por tanto, pasiones y manipulaciones a un lado, que hay muchas, el problema migratorio no es solo de Cuba. Muchos quieren ver el problema desde una orilla y atribuirle a la otra toda la responsabilidad. Por ello, en mi artículo sostengo que el gobierno cubano ha decidido liberar lo que ya no podía seguir limitado, sin importar cómo actúe el gobierno norteamericano.  Estoy convencido de que, si mañana, los Estados Unidos pudieran imponer en Cuba un gobierno que sirviera a sus intereses, su primera decisión sería eliminar la ley de ajuste cubano y restringir el movimiento migratorio desde Cuba. Así fue antes de 1959, cuando muchos cubanos, que no obtenían permiso para emigrar, adquirían un visado de turistas por 30 días y luego se quedaban y vivían escondido de la Migra hasta que los apresaran y deportaran. Así actúan hoy los ilegales  mexicanos, salvadoreños, guatemaltecos y otros.

 

16/01/2013 18:39 Luis Sexto #. Política



Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris