Facebook Twitter Google +1     Admin

EL TERRORISMO EN MIAMI Y SUS CÓMPLICES

Por Max Lesnik

Reconocido periodista cubano radicado en Miami

La bomba incendiaria  que destruyó  las  oficinas  de  la  empresa  de  vuelos a Cuba Airlines Bróker  que  opera  la  señora Vivian Mannerud  no solo  abrió  viejos  recuerdos  de  cuando  en  Miami  estallaban  bombas  por  doquier con  franca  impunidad  para  los  terroristas disfrazados  de  “patriotas cubanos”,   sino  que  además  ha servido  para  demostrar  de  nuevo  la  simpatía  o  cobardía  de  los  funcionarios  públicos  electos  del  sur  de La Florida, porque  ninguno  de  ellos  ha  tenido  la  valentía  de  condenar  públicamente este  acto  criminal  que  mancha  la  imagen  de  toda  la  comunidad  miamense.

El primero  en hacer  silencio cómplice  es  el  propio  James  Cason, Alcalde  de  Coral  Gables,  ciudad  donde  fue  perpetrado  este  acto  terrorista.  Cuando  era Jefe  de la  Sección de  Intereses  de  Estados  Unidos  en Cuba  hablaba  más  de  lo  que debía.  Ahora  se  calla  la  boca  cuando  su deber  es  condenar  el  terrorismo aunque  moleste  a  sus  amigos  de  la  extrema  derecha cubana  que  lo  apoyaron  en  su elección  alcaldicia. Similar  actitud  complaciente  con los  terroristas,  han  adoptado  el  Alcalde  del  Condado  Miami-Dade,  el  de la  ciudad  de  Miami  así  como  el  de  Hialeah  y  el  resto  de las  municipalidades  que  integran  este  Distrito Metropolitano    del  sur  de  La  Florida  en el  que  viven  la  gran  mayoría  de  los  cubanos  de  Estados  Unidos.

De  los  Congresistas  cubano-americanos  del  sur  de  La  Florida,  Ileana  Ros, Mario Díaz Balart  y  David  Rivera  así como  del  Senador  Republicano    también de origen cubano  Marco  Rubio, sería  pedir  demasiado   una  condena  a  este  acto  terrorista.  Como  todos  ellos  han  manifestado  su oposición  a  los  viajes  humanitarios  a  Cuba, no se  puede  esperar  una  condena  de  su  parte   a  quienes  piensan  de  la  misma   manera  que  ellos.  

De  la  prensa  poco   o  nada  se  podría  esperar. Ni de  la  Sociedad  Interamericana  de Prensa,  la  cacareada  SIP ni  del Miami  Herald  que  desde  hace  mucho  tiempo  renunció  a  la  misión  de  todo  periódico  vocero  y guía  de   una  comunidad cuyo primer  deber  es  condenar  editorialmente todo  acto  de  violencia  criminal que  se  cometa por cobardes  terroristas,   independientemente de  quienes  sean  las  víctimas  o  los  victimarios de  cualquier  credo o  ideología  que  sustenten.

Si  mañana  una  bomba  destruyera   las oficinas  de  cualquiera  de  esos  políticos  de  mala calaña  o  la  redacción   de El  Herald,  la  SIP  o  los  estudios  de  cualquier  emisora   de radio  o  Canal  Cloaca  de  Miami,  todos  los  periodistas  de  Radio-Miami  estaríamos  en  primera  línea  condenando  ese  acto  terrorista atentatorio  a  las  libertades  civiles, aun  de  aquellos  que consideramos nuestros  irreconciliables   adversarios.  Es  cuestión de  principios.

Dicen algunos que  el  terrorismo  en Miami  es  cosa  del  pasado. Pero nada  más  lejos de  la   verdad.  Hay   silencios   más  evidentes  que  el  restallar  de   una   bomba. ¿Complicidad   encubierta   o  simplemente  cobardía?  O quizás  lo  que  es  peor,  las  dos  cosas  a  la vez. Por  qué  no.

(Fuente: Réplica de  Radio-Miami,  Max Lesnik)

17/05/2012 08:52 Luis Sexto #. Política



Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris