Facebook Twitter Google +1     Admin

LA VENGANZA DEL FANTASMA

20111129153035-fantasma.jpg

 Por  Paul Mc Millan

 

Si es cierto que los fantasmas existen  y salen  en rondas nocturnas,  el del Presidente John F. Kennedy, asesinado el  22 de noviembre de 1963, en lo que se conoce como “El magnicidio de Dallas”,  debe andar recorriendo el que también fue su escritorio  en el despacho oval de la Casa Blanca. 

Tal vez no sea el único,  porque antes del fueron ultimados otros tres:  Abraham Lincoln, en 1865; James A. Garfield, en 1881, y William McKinley  (1901), los tres Republicanos. 

Una nada rara costumbre la de eliminar un Jefe de la nación en Los Estados Unidos de América,  porque no conformes los matones con los ya citados, fueron victimas también de ataques a los cuales sobrevivieron, otros nueve Presidentes mientras ostentaban el cargo.

 Fueron ellos Andrew Jackson (1835); Theodore Roosevelt  (en 1912, tras finalizar su mandato); Franklin Delano Roosevelt  (1945), en los finales de la segunda guerra mundial; Harry S. Truman (1950);  Richard Nixon (1974);  Gerald Ford (1975); Jimmy Carter (1979) y Ronald Reagan (1981). 

 Fuera por las causas que fueran, nadie tiene derecho de asesinar o intentar hacerlo a un Jefe de Gobierno, o a cualquier persona simple, pero así ha ocurrido desde el asesinato de Lincoln. Ello demuestra cuál ha sido en cada caso la actitud de la oposición.  Elegido en 1960,  Kennedy se convirtió en el segundo Presidente mas joven de la  nación, después de Theodore Roosevelt. Y ejerció solamente desde enero de 1961, hasta su asesinato en 1963.

 Su mandato estuvo caracterizado por disimiles e importantes eventos que quedaron recogidos no solo para la historia de los Estados Unidos, sino mundial, como la invasión a Bahía de Cochinos,, y tras ella la llamada “crisis de los misiles” (instalados en Cuba por la antigua URSS) y que se consideraban de alta peligrosidad para la seguridad nacional de los Estados Unidos.

Igualmente bajo su gobierno se inicio la construcción del muro de Berlín, la carrera espacial, la consolidación por los derechos civiles en los Estados Unidos y los primeros sucesos de la guerra en Vietnam del Sur.

Ante el homicidio a Lee Harvey Oswald, a manos de Jack Ruby, cuando era conducido por la policía, el expediente fue sellado por la Comisión Warren, que investigaba el caso, debido a que opino que “podría existir una conspiración en torno a su asesinato”.

El tiempo ha pasado y el proceso continúa silenciado hasta cuando se decida reabrirlo, con la esperanza de conocer la verdad del magnicidio. Y aunque todo apunta hacia –una parte—del exilio cubano por el apoyo negado a última hora para la invasión a Cuba, no existen pruebas conclusivas.

Pero, si así fuera,  qué importa una mancha más para un grupo de energúmenos que 52 años después de que Fidel Castro asumiera el poder continúan esperanzados en derrotarlo a cualquier precio, aunque ese fuera desaparecer al actual titular americano o a cualquiera otro futuro. O sembrar a Cuba de bombas, no precisamente de flores y palmas. Y  aunque el pueblo agredido hace 50 años  (si bien una considerable cifra emigró hacia este y otros países), cuenta con mas de 11 millones de personas que no desean mayoritariamente abandonarlo a su suerte o a las de aquellos que pretenden “salvarlo” con falsas promesas económicas y de libertad.   

Por el momento, aquí, en el país “mas democrático del mundo”, un fantasma deambula por la Casa Blanca, aunque tal vez no sea solo el de Kennedy, sino el “fantasma de la conciencia” de vivos y muertos, que no saben qué hacer para acabar con los miles de problemas que enfrenta esta nación, en medio de la mas grande crisis que recoja su historia.

       

      

      

       

     

29/11/2011 10:30 Luis Sexto #. Política



Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris