Facebook Twitter Google +1     Admin

EL CADÁVER DE KENNEDY AÚN ESTÁ CALIENTE

20111127024724-image21.jpg

Apostillas  ingenuas

Thomas Merton,  monje trapense devenido  uno de los escritores más influyentes  entre los escritores católicos después de su ingreso en el monasterio de Nuestra Señora de Getsemany,   escribió sobre los Estados Unidos una frase lapidaria en el libro Conjeturas de un espectador culpable, publicado en inglés en 1966. No entienden, dijo. Y quizás cuando sea la hora del borrón y cuenta nueva en Norteamérica,  el epitafio del gran país podría ser la conclusión de  este contemplativo a quien el retiro y el silencio en los bosques de Kentuky, no le impidieron estar al tanto del mundo que se expandía entre contradicciones al otro lado de las puertas del monasterio.

“Nuestros estadistas –escribió- no han aprendido el nuevo lenguaje. Y en general, son incapaces de interpretar  las nuevas señales. Tienen ojos y no ven, tienen oídos y no oyen.” Más adelante, apunta: “Decidimos que Cuba está totalmente dispuesta a sacudir el yugo de Fidel Castro y eso da lugar al fracaso de Bahía de Cochinos. Después de haber hecho el ridículo, descubrimos que los hombres que nos proporcionan información, en vez de eso, nos han hecho tragar propaganda”.

En estos días,   para confirmar el juicio de Merton, los precandidatos a la presidencia vuelven a introducir a Cuba como una oferta en su menú de campaña.  Tanto Herman Cain como  Mitt Romney , aspirantes a la nominación presidencial por el Partido Republicano, han echado mano de ese archivo tan manoseado y lleno de polvo fracasado.  

“Lo que llama la atención  -ha escrito en El Nuevo Herald  Alejandro Armengol- no es el recurso gastado del anticastrismo, sino la facilidad con la cual los políticos, en especial los candidatos a cualquier puesto, acuden a éste. Y peor aún, que encuentren algún iluso, o algunos cientos de ilusos que lo sigan. En muchos casos está en juego algún dinero o la promesa de un futuro cargo, pero eso es para los vivos que buscan aprovecharse de la situación. Para los votantes es simplemente el engaño, que sigue funcionando”.

 Les falta –sostiene ahora el autor de este blog-  la valentía, la honradez y la visión política que distinguió a John F. Kennedy. El 24 de octubre de 1963, le dijo al periodista francés Jean Daniel:

"Yo creo que no hay un país en el mundo, incluyendo cualquiera y todos los países que han estado bajo dominación colonial, donde la colonización económica, humillación y explotación fueran peores que en Cuba, en parte debido a la política de mi país durante el régimen de Batista.

“Yo estoy de acuerdo con lo que planteó Fidel Castro en la Sierra Maestra, cuando con toda justificación reclamaba justicia y especialmente anhelaba liberar a Cuba de la corrupción. Inclusive puedo ir más allá: en cierto sentido era como si Batista fuera la encarnación de un número de pecados cometidos por Estados Unidos.

“Ahora debemos pagar por esos pecados. Sobre el régimen de Batista, yo estoy de acuerdo con los primeros revolucionaros cubanos. Eso está perfectamente claro."

Claro estaba para el presidente Kennedy en ese momento después de haber continuado la política contrarrevolucionaria de su predecesor. Al parecer, quería cerrarla y transformar la hostilidad en acercamiento. Y el 22 de noviembre de 1963 Jean Daniel, por encomienda de Kennedy, hablaba con  Fidel Castro sobre la posibilidad de que ambos países intentaran normalizar las relaciones. La conferencia no llegó a ningún acuerdo: una noticia de última hora selló la conversación: Kennedy había sido asesinado en Dallas.

Kennedy adelantó su comprensión de las causas que promovieron a la revolución cubana. Los Estados Unidos, sin embargo,  no entendieron y JFK murió víctima de una probable conspiración todavía sin esclarecer públicamente y en la cual el expediente Cuba parece ser uno de los móviles. Por tanto, entre otras factores, la hostilidad contra el gobierno revolucionario de la mayoría de los políticos norteamericanos, resulta  un tótem y un tabú.  Obama  evadió el tema en su campaña. Pero desde la presidencia,  ha bajado la cabeza ante los mismos ídolos.

Tal vez, el fantasma de Kennedy los  asuste. El precio de ver claro es muy alto.

 

26/11/2011 21:47 Luis Sexto #. Política



Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris