Facebook Twitter Google +1     Admin

LA TIERRA BALDÍA

20110723003823-240610cuba.thumbnail.jpg

Un asunto de Cuba

Por Luis Sexto

 En la noticia sobre cierta asamblea popular oí, según la cita de una opinión entre otras, que el reparto de tierras era un fracaso. Los argumentos de tal juicio no fueron trasmitidos. O no me acuerdo, que los oídos no son estables ante el sonido de la radio o la tv.

El haber oído le esencia del criterio, me basta para comentarlo. Quizás tenga relación con la noticia de que a nueve mil tenedores de tierras se les había revocado el otorgamiento por baja atención a sus áreas o parcelas. El proceder de los organismos del Ministerio de la Agricultura se ha ajustado a la ley, que fija un plazo de dos años para empezar a cultivarlas. Y por tanto qué tendría el comentarista que añadir ante una conducta en sintonía con la legalidad y lo aparentemente razonable.

Es cierto: la tierra se ha entregado a productores individuales para que incrementen la producción agropecuaria y coadyuven a refundar un campesinado decreciente en número y saberes. Pero uno oye las cifras y se inquieta. Aún queda más del 30 por ciento de tierra ociosa sin distribuir. Y del total repartido, solo el  77,1 por ciento está en labor. Por lo visto en el mercado, parece, por tanto,  que el cuerno de la abundancia tardará un tanto en llover sobre el campo. Y aunque el trabajo ha esparcido fama de  milagrero, se ha de acompañar de la paciencia, la perseverancia y la disciplina, y de una mente flexible, y fertilizada con normas que operen para facilitar y no para limitar.

No estamos todavía, pues, en  temporada de saber si el decreto ley 259 derivará en chasco. Sabemos, en cambio, que la agricultura concentrada, centralizada y burocratizada, un día empezó a producir cada vez menos… ¿Por qué, así, descargar el augurio del fracaso sobre  lo que aún no termina de probarse?

En cambio, me parece, que lo que tal vez podría empezar a enjuiciarse como fracaso no es la revolucionaria medida de democratizar  tierras ociosas. El fracaso podría articularse en las entidades agrícolas, cooperativizadas o estatales, que retrasan su inventario de áreas vacantes y, en consecuencia, demoran en ponerlas sobre la tarima de la distribución. ¿Qué planes de producción están en el taller de los buenos propósitos como para incumplir con una demanda de la nación? Posiblemente sea tanto el amor por esa tierra que les duela entregarlas para su redención productiva, como esos padres que, por un exceso de amor que a la corta se revela como autoritarismo, ponen tranqueras en el desarrollo del niño.

 Y  fracaso, parcial fracaso, podría ser también que tantos miles de beneficiaros hayan tenido que devolver la tierra. No se les otorgó, he de repetirlo, para plantar las flores de la contemplación. Sin embargo, haber retirado el usufructo supone desplazar toda la responsabilidad hacia cuantos intentaron ser agricultores y fracasaron. Y  uno está inclinado a preguntar, desde el derecho de un periodista legitimado también por la ley no escrita del ejercicio de la opinión: ¿Habrán  tenido en cuenta los celadores del 259 que los tentáculos del marabú no se rinden como la hierba bruja? ¿Habrán considerado que los recursos y los aperos no han abundado, y tampoco la experiencia? ¿Se agotaron acaso los medios políticos y técnicos para persuadir y alentar?

Las preguntas tal vez sobren. Pero no ha de sobrar el que intentemos fundir una campana de transparencia y creatividad para desamarrar las fuerzas productivas, de modo que ninguno de nosotros –principalmente los que administran o dirigen- en vez de comprender, no quiera oír dudas, preocupaciones, necesidades. Le temo, en efecto, al prejuicio. Principalmente a los míos. Pero el vivir me ha confirmado que es más fácil quitar que dar… ánimo y ayuda, además de tierra. Por tantos años creyendo como única solución válida la agricultura extensiva en enormes empresas estatales, a veces dudo de que todos comprendamos la urgencia actual de que el hombre vinculado a unas varas de tierra, dependiendo de su tesón y laboriosidad y recibiendo directamente el provecho del trabajo, será más productivo que un asalariado.

Según la enseñanza del acontecer, tesón y laboriosidad son virtudes que exigen cubrirse con el “aniego” de la confianza, la comprensión, y con reglas legales cada vez más amplias y con esquemas más hábiles de distribución, para que el usufructuario de la tierra llegue a creer en lo que es: un trabajador imprescindible.

Habrá, pues, que oír atendiendo a lo que se oye. O la tierra pedirá cuentas un día por haberse usado para terminar como tierra baldía. No lo dudo: lo que legitimará nuestra obra es la remisión del error; no su persistencia.

 

 

21/07/2011 20:57 Luis Sexto #. Política

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: Carlos

Usufructo no es propiedad. Lo que se perdio en Cuba, en todos los frentes de la creatividad individual fue el amor a lo que me pertenece y es legitimamente mio. La propiedad social, que no es de nadie y se supone de todos, es una abstraccion tan grande que ha creado desamor hasta por nustra propia tierra.
Lo que nos tiene que preocupar no es el marabu, ya casi infrenable, o la claria destructora de la fauna fluvial, es sobre todas las cosas el desinteres y la falta de confianza y esperanzas del pueblo cubano que ha devenido en una desastrosa moral y etica laboral y una dependencia enfermisa al estado todopoderoso. Aqui los ves desde que llegan al aeropuerto de Miami preguntando cuando les dan la ayuda del welfare y el medicaid, cuando cojen el plan 8 para pagar solo el 20% de la renta mientras que Uncle Sam les paga el resto. Esa mentalidad que aqui afecta a unos pocos, en la isla prevalece como epidemia de involucion.
Cuando pase el malentendido de la revolucion cubana, tardaran generaciones enteras en recuperar esos valores que hacian de Cuba una de las economias mas envidiables del emisferio. Despues de exterminadas las clarias y el marabu, habra que exterminar el pesimismo, el miedo, la doble moral, la traicion, la delacion, la mentalidad de turbas, la chusmeria, la prostitucion, la dependencia, la intolerancia, la mediocridad, el fanatismo, la megalomania de los politicos, etc. etc. etc. Y lamentablemente estos ultimos no se extinguiran tan rapido como el cafe caturra, las F1 y los platanos microyet, lamentablemente, despues del marabu y la claria, pasaran decadas de fracasos y locuras hasta que nuestra isla vuelva a ser totalmente normal y no un Macondo lleno de surrealismos cotidianos.

Fecha: 22/07/2011 12:31.


gravatar.comAutor: Margarito Verdolaga

Caramba don Luis,admiro sus trabajos literarios y soy un empecinado lector suyo,cuando usted aborda temas literarios,o historicos ,pero me sorprende la ingenuidad que manifiesta cuando aborda temas relacionados con el diario acontecer cubano sus expectativas para un futuro cercano tanto es asi que he llegado a pensar que a veces no habla en serio,por eso leyendo y releyendo,su articulo sobre la tierra baldia le hago esta pregunta:Don Luis lo suyo es en serio o en joda?es que no puedo pensar qure una persona de su inteligencia sea capaz de pensar que con las medidas que tibia y timidamente se han venido tomando a paso de hormiga se pueda solucionar el macrodesastre a que se ha sumido la produccion agricola de nuestro pais,me niego a considerar que se pueda considerar como solucion promisible estos timidos ensayos que no van dirigidos al nudo del problema,donde se aprecia claramente que no existe una voluntad de cambiar de forma decidida el infortunado sistema de produccion que ha enterrado la agricultura de nuestro pais.
No senor Sexto,me apena mucho tener que despertalo de su bonito sueno,pero la realidad es otra con esos timidos pasitos tomados no vera ud abundancia de frutas,granos,viandas y carnes en los mercados,como ud mismo dice el marabu es dificil de derrotar ,pero mas dificil es cambiar el sistema de pensar de los que verdaderamente mandan en nuestro pais que por supuesto no compran en los mercados,y que ven en esos minimos cambios una amenaza a sus privilegios y prebendas,saludamos los cambios que se hagan,mas cuando con ellos va aparejada la posibilidad de un poco de mejoria para la sufrida masa de nuestros ciudadanos de a
pie,pero le digo como le dije ya en otra "percha"."La economia de un pais no se compone vendiendo pan con tortilla o reparando re ververos".Quiere prosperidad agricola?Hay que fomentar DUENOS,alli esta esta la solucion,mientras no haya voluntad de resolver los acuciantes problemos de nuestro pueblo la mejor opccion sera la emigracion

Fecha: 23/07/2011 10:55.


gravatar.comAutor: Luis Sexto

Señor Verdolaga: He de responderle con la misma ironía: cada cual sueña a su manera, cada cual es ingeuo a su manera y cada cual come verdolaga a su manera. Me parece que es justo, pero lo que no suena muy justo es que usted se arrogue el derecho a poseer la razón sobre un pais que a derechas quizás no conoce. O lo observa desde el mirador de la clase media. No hay nada más injusto y odioso que suponer intenciones en otros . Martí decía: solo se ven en los demás las virtudes que uno lleva en sí mismo. ?No podríamos virar este aforismo al revés y decir que cada cual ve en los demás los defectos que lleva dentro. Saludos cordiales.

Fecha: 23/07/2011 11:36.


gravatar.comAutor: Eucumbaldo Flores

Ese era un estribillo muy de moda cuando éramos niños. Parece que ahora está otra vez ocupando los primeros planos en los medios de nuestro planeta: rescatar las vías férreas, rescatar la agricultura, rescatar la industria azucarera, rescatar la flota pesquera, rescatar el transporte urbano, rescatar las tintorerías, rescatar las peluquerías rescatar el ganado vacuno, rescatar la industria láctea, rescatar el servicio gastronómico, rescatar las casas del médico de la familia, rescatar, la industria ligera, rescatar el henequén, rescatar, rescatar, rescatar

Por más que trato de esforzar mi memoria, no logro ubicar en qué gobierno anterior fue que todo esto se vino abajo, pues que yo sepa llevamos ya cincuenta y dos años, con el mismo. Por qué ahora, en pleno año dos mil once, es que se están percatando nuestros dirigentes de que todo eso que antes mencioné hay que rescatarlo. ¿Dónde estaban (si son los mismos), que no se daban cuenta de que todo se deterioraba a pasos agigantados? Con esa mentalidad de culpar siempre al imperialismo de todas nuestras desgracias, no creo que podamos tan siquiera adelantar un solo paso. Si seguimos dando tiempo al tiempo, instrumentando lineamientos, estudiándolos hasta en los más recónditos lugares del país y esperando la implantación adecuada de los mismos, llegará el momento en que ya de verdad no haya nada que se pueda hacer. Entonces pues irémos cabizbajos, musitando ese estribillo que dice así: Erre con erre cigarro, erre con erre barril, rápido corrían los carros, cuando había línea de ferrocarril

Fecha: 24/07/2011 05:21.


Añadir un comentario



No será mostrado.






Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris