Facebook Twitter Google +1     Admin

JUANES SIN CAMISA ROJA

20090816143124-juanes.jpg

 Por Fray Antorcha

Desde Miami

 A  “La camisa negra” de Juanes, el famoso cantautor colombiano, ahora quieren cambiarle el color en Miami. Y en tanto se anuncia su megaconcierto para la “Plaza de la Revolución” en La Habana, el 20 de septiembre próximo,  la intransigente ultraderecha  cubana le pone la camisa roja.

 Desde el anuncio del gigantesco acto cultural hecho en la capital de Cuba por Amaury Pérez, como director artístico del espectáculo, los voceros de algunas de las llamadas “Organizaciones opositoras” en el exilio no cesan de protestar en los medios hispanos de prensa.

 Y la expectativa y por consiguiente las críticas aumentan cuando junto al encuentro de Juanes con el pueblo cubano, se comenta la participación de otros artistas procedentes de Méjico, España, Venezuela y de los propios Estados Unidos.

De acuerdo con un diario en español de Miami, la Agencia Prensa Latina destacó que en un blog del propio Juanes aparecen confirmados el colombiano Carlos Vives, el puertorriqueño Luis Fonsi y los españoles Miguel Bossé y Enrique Iglesias, algunos de los cuales viven aquí en tanto otros poseen residencias en las que habitan durante distintos meses del año.

¿Obligarán a vender las casas a los que son propietarios o le pedirán al gobierno de los Estados Unidos les cancele las visas a los no residentes?

Lo cierto es que hablando, como en el barrio, de pequeños, a cada nueva gritería de la mafia cubana les terminan “metiendo un severo sopapo”.

Tanto es el odio acumulado por quienes se oponen a la visita de Juanes y sus invitados, que olvidan lo que significa para el pueblo cubano cualquier manifestación del arte y la cultura. Por cierto gratis, no como la que se brinda acá, donde  el más simple espectáculo de este tipo cuesta lo que un pobre no puede pagar. Desde una visita al zoológico, al seaquarium o una obra de teatro o ballet.

 Cada una de las veces que se celebró en Cuba “El Festival de la canción en Varadero”, allá por la década de los 70,  todo el que quiso asistir lo hizo sin desembolsar un sólo centavo. Pero entonces comenzaron las críticas a los participantes “por haber ido a cantarles al régimen cubano”. Y a presionar a las autoridades gubernamentales miamenses, para que no se escucharan aquí las canciones de los españoles Joan Manuel Serrat y Diango y el argentino Alberto Cortez, entre otros.

Gracias a  que por la sangre de no todos los cubanos del exilio corre el odio, las canciones de estos mencionados y de otros  más  aun se escuchan. Pero cuando hace apenas unos meses el español Diango estuvo en Cuba, fue cuestionado en algunas emisoras radiales, a su llegada a Miami, procedente de la Isla.

Porque lo primero que el pensamiento obtuso no le permite valorar es que el arte y la política nada tienen que ver con la política. Al menos, en el concepto de política, casi politiquería, al uso en Miami.

 Si Juanes, como lo hizo recientemente en su propio país, quiere ofrecer un megaconcierto en Cuba, bienvenido sea, porque piensen lo que piensen o digan lo que digan, el acto es un canto más a la paz y a la solidaridad entre los pueblos. Y el de Cuba, es el de una nación que además de libre, vive orgulloso de su música, entre otras cosas razones de orgullo. Y de Joseíto Fernández, Sindo Garay, Benny Moré, Pedro Junco --de quien son sus mejores exponentes los mejicanos Luis Miguel y Marco Antonio Muñiz con la canción “Nosotros”--; Isolina Carrillo, cuyas “Dos Gardenias” ha paseado por el mundo precisamente el español Diango, lo mismo que a “Delirio”, de César Portillo de la Luz. Y así la lista de autores y cantantes resulta interminable.

 Y por supuesto, será un concierto inolvidable, que exclusivamente no llegará a aquellos que sigan queriendo mantener sus oídos sordos… Ellos se lo perderán.

        

         

16/08/2009 09:31 Luis Sexto #. Política



Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris