Facebook Twitter Google +1     Admin

LAS MEMORIAS DEL PASTOR

20090610213459-suarez-ramos.jpg

 Por Luis Sexto

Libros publicados en Cuba

El reverendo Raúl Suárez Ramos tiene sus memorias en las librerías cubanas. Curiosamente, otras figuras de la política, la literatura, el arte -Raúl Valdés Vivó, Daniel Chavarría, Lionel Soto, Raúl Martínez- también han sacado al aire los recuerdos de los últimos 50 años y un poco más atrás. Al parecer, se impone en Cuba la tendencia a no dejar los hechos en los libros de Historia, distantes y estériles, sino echarlos al aire contaminados con la subjetividad de cuantos se sumaron a esta época contradictoria y a veces incierta de la Revolución.

Las memorias tal vez respondan a un propósito de decir: he vivido, que afirma y confirma a quien recuerda y cuenta. Pocos podrían discutir hoy  que las memorias o los epistolarios azuzan la curiosidad, esa apenas consciente actitud de los lectores de conocer cómo este o aquel conciudadano resolvió o afrontó sus conflictos, cómo vio a su tiempo y la gente que lo rodeaba. Hemos de aceptar que componen una literatura atractiva. Nada –ha dicho algún pensador- es más interesante para un hombre que otro hombre, es decir, su semejante en la especie humana.

Los recuerdos del Reverendo Suárez Ramos nos tientan con un título de resonancia bíblica: Cuando pasares por las aguas, y un subtítulo: Memorias de un pastor en revolución, publicado por la Editorial Caminos. Y si por algo hay que encarecer este volumen de 400 páginas es porque uno se percata que habla un hombre de fe, un eclesiástico que ha sabido combinar, sin contradicciones insalvables, la religiosidad más acendrada con la práctica revolucionaria comprometida.

Suárez Ramos ha desempeñado un papel de equilibrio ente los bautistas cubanos, por su capacidad teológica, por su empeño de vivir el Evangelio cristiano de forma contextualizada y en actitud de renovar renovándose. Y por ello, Cuando pasares por las aguas, no clasifica solo como las memorias de un pastor, sino como las de un patriota cuya fe supo asumir el concepto de caridad más allá de la limosna al imbricarse con la causa política de los pobres y convertir las buenas obras  en solidaridad.

Pero no creamos que las memorias del pastor Raúl Suárez Ramos juntan un rosario de recuerdos dulces y cómodos. Su infancia creció entre la pobreza y casi desamparada, en el capitalismo dependiente de la neocolonia norteamericana antes de 1959. En su juventud y luego en su madurez de creyente se mezcló en las luchas populares contra la dictadura de Batista y por la justicia social. Y a pesar de las recomendaciones de su conducta de servicio, tuvo que pasar por las aguas del prejuicio, las dudas, los equívocos de una etapa confusa, a veces cruenta, por momentos fanatizada. Suárez Ramos, el pastor, conoció en carne y presencia el reclutamiento para los campamentos de la UMAP, sigla que apenas necesita explicación: unidades militares productivas que pretendían, mediante el trabajo, hacer hombres nuevos de hombres desviados por el vicio o la fe religiosa.

Esa experiencia lamentable aparece en las memorias de Suárez Ramos. Pero el odio no las arruga. Comprende. Y aunque la decepción pudiera haber dejado su nombre en la conciencia del reverendo, el cristiano emerge a la luz decidido a seguir en su patria, a continuar sirviendo a su país, dentro de revolución que, a pesar de errores de alguno de sus representantes, pretende cambiar la Historia de Cuba y poner en lo más alto la justicia. Y cierto día, en una marcha popular, confundido como un grano de maíz en el granero del pueblo, exclamó como en una oración: “Señor, con este pueblo yo me quedo.” Entre tanto, varios de sus correligionarios emigraron y algunos recibieron dinero de los servicios secretos de los Estados Unidos para conspirar y combatir la causa de la revolución.

A pesar de que  aceptamos  que  los memorialistas no poseen una patente de impunidad para cuánto vieron u oyeron. Y que por tanto en cuantos recuerdan resulta también prueba de sensatez el cribar el pasado y elegir entre lo conveniente y lo inconveniente, el lector podrá inclinarse a creer en este libro colmado de peripecias, de vacilaciones, de debates. Porque es un mensaje de ética salvadora. No solo los seres humanos han de salvarse para la inmortalidad del Paraíso, según la fe del cristiano, también han de hacerlo en este mundo para ser dignos  de su tiempo, su patria y sus compatriotas.  Raúl Suárez Ramos, pastor y diputado, hombre de fe y política, nos señala que el diálogo y el respeto, el compartir el destino de los más en plenitud de honradez es quizás el único modo de recordar el pasado sin avergonzarse.

 

 

 

 

 

10/06/2009 12:59 Luis Sexto #. Literatura



Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris