Facebook Twitter Google +1     Admin

LIBROS PUBLICADOS EN CUBA (5)

20090128020855-marti2.jpg

Por Luis Sexto

¿Tiene necesariamente el periodismo que morir con el día? Esa es una pregunta que lamentablemente tiene más de una respuesta. Algunos, tal vez suscritos al facilismo, estiman que cuanto se escriba para la prensa, debe carecer de un interés que vaya más allá de la información utilitaria y perecedera. Otros, que respetan al periodismo como arte, intentan llenarlo de vida mediante el elixir de la calidad. Este es el caso de José Martí. Sin tropezar con la criolla exageración podríamos afirmar que nada, o muy poco de cuanto escribió el Apóstol para los periódicos y revistas, se murió con su tiempo.

 Uno lee cualquier texto de las Escenas norteamericanas de sus obras completas, crónicas y a veces reportajes que despachó para periódicos de América del Sur, y ve en esos enunciados un modo de decir que, al organizarse artísticamente, superan el nivel medio de su época y perduran en los tiempos actuales. Sí, confírmelo leyendo ese reportaje magistral titulado El terremoto de Charleston: Parece cine por la vivacidad y el dinamismo activo, rápido,de su narración. Incluso, quizás una cámara no pueda captarlo con tanta exactitud y con tanta emoción.  En fin, hablo de ese periodismo que no muere y que cautiva, porque entre nosotros anda un libro titulado El periodismo como misión, de la Editorial Pablo de la Torriente, en el que algunos especialistas estudian el periodismo de José Martí. Expertos en la obra martiana como Fina García Marruz, Pedro Pablo Rodríguez, Salvador Aias, Iván Shulman, Carmen Suárez León y otros nombres capaces, confirman en sus estudios la naturaleza artística de la prosa martiana. Y en particular su prosa periodística.  En El periodismo como misión se afirma que cuando Martí escribía sobre “un tema   cualquiera, todas las partes se iban ordenando, engarzando uunas en otras con precisión artística y coherencia ideológica, parfa conseguir los efectos, nunca gratuitos ni frívolos, que se proponía.”

 Martí, hemos de decirlo, es uno de los pioneros del llamado periodismo literario, esa mezcla de información noticiosas y literatura puesta al servicio de la comunicación.  Quizás, después de Martí, nadie debía atreverse a decir que el periodismo es oficio de poca monta y de escasa aspiración.  Es una misión, honrosa y respetable. Que el Apóstol supo respetar ejemplarmente.

 

 




Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris