Facebook Twitter Google +1     Admin

EXTRANJERO EN CASA

20080129011808-elpidio-valdes.jpg

Por Luis Sexto

He venido acostumbrándome a ser una víctima del litigio entre las apariencias y las esencias, en cuyos anales habré de entrar por obligaciones que me han impuesto mis semejantes. A veces me parezco al que no soy, y otras no soy el que parezco. Y desde niño –pelo como el sol, piel de tomate maduro y ojos de esperanza—, me apodaron el galleguito. En la adolescencia me otorgaron el pasaporte de americano, y de joven me incluyeron entre los rusos.

Esta última nacionalidad la conquisté en Artemisa cuando –ya lo he dicho- trabajaba de agrimensor en los centrales Eduardo García Lavandero y Abraham Lincoln. Entonces, aunque mi cabellera no había empezado aún a padecer su prematura sequía,  la protegía del sol con una gorra que un tío materno, becario en la URSS, me regaló al regresar, y con la cual merecí, además de por la aparente fisonomía nórdica, el concepto de técnico extranjero ante los que me veían de lejos.

Pero otros estimaron que de alguna manera tendría yo que ser algo más que cubano, porque un apenas perceptible ceceo en la dicción hacía creer a ciertas damas y caballeros refinados que hablaban con un peninsular. Al final de la charla tenía que responder la consabida pregunta: ¿Es usted español? No; mi abuelo sí –añadía para no defraudarlos.

Y mientras esa faena de ser doble de mí mismo osciló en lo relativo al origen nacional, no había ninguna desventaja. Mi presencia imponía un parecer sin que yo tuviera que fingir o mentir. Pero más tarde, según evolucionaba en edad y reflejos, empecé a aparentar –sin pretenderlo, claro está- dignidades o profesiones. Una vez, tan atrás como los inicios de los 60, me presentaron a un señor que resultó ser obispo de la iglesia liberal católica, una confesión menos usual que otras. Hablamos de mil divinidades. Al despedirme, aquel hombre, que había observado con fijeza mi cabeza y que incluso trajo él mismo el café para poder observarla desde arriba mientras yo seguía sentado,  me preguntó de sopetón: ¿Es usted cura Y sonriendo, le respondí: ¿Qué, echa de menos la tonsura?

Y ese tomarme por lo que no soy,  ya implicaba sus riesgos, porque si lo hubiera creído sin consultarme, y mi ética o mi pergeño no hubiesen encajado en el modelo de hábito y conducta, el gremio habría resultado con daños y perjuicios. O los pacientes. Porque el instructor que me enseño a conducir equivocó la profesión que en ese tiempo me permitía emplear un automóvil. Tras los primeros días de práctica, y de haber sudado bajo un recital de insultos estimulantes, me pidió que le recetara algún medicamento para una dolencia en el lado derecho del abdomen. Vaya al médico –le recomendé. Pero doctor, usted no se habrá disgustado conmigo... Mire, ese es nuestro estilo de enseñar.

En fin, padezco de una especie de sino incurable, una fatalidad congénita. Crónica. Hace poco, un respetable ciudadano me pidió le regalara un ejemplar de Los que se fueron. Le cedí el mío. Abrió la primera página en blanco y me pidió que se lo dedicara, pues la firma del autor aseguraba la eternidad del volumen en su casa. Ah, perdone, yo no soy Luis Báez, aunque habría sido un periodista dichoso si hubiera escrito ese libro-dije alegrándome de que el lector no cocinara algo maligno contra el otro Luis.

La última ocurrencia refuerza la perdurabilidad de los enredos en mi vida. Ya he desechado la cuenta de los licenciados de la picardía que se ofrecen para guiarme por La Habana Vieja. Me ven como presa urgida de información turística. Y una tarde, con apetito de alguna emoción rara, autoricé que me sedujeran mediante un españolizado sí, hombre. Y aquel cicerone sin mangas me llevó por el Malecón. Sobre el muro recitó una frase copiada quizás de Lezama Lima o Alejo Carpentier. Las gotas de una de las recientes marejadas le encristalaban la piel; de lejos hubiese parecido que sudaba el centavo que proyectaba quitarme. Este muro -decía- es la quintaesencia de las ensoñaciones habaneras. Eso pasaba como justo y bueno. Pero todavía me pregunto qué tipo de español se habría figurado él que soy, porque frente a la farola del Morro me informó que en ese castillo había peleado contra los ingleses el General... Elpidio Valdés*. Párate ahí -le dije.  Yo seré gallego, pero no bruto, ¿eh? 

*Elpidio Valdés, personaje de los comics cubanos.  

 

28/01/2008 20:06 Luis Sexto #. Crónicas

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: Carlos

Usted me ha hecho reir a carcajadas. Gracias!

Fecha: 28/01/2008 20:33.


gravatar.comAutor: Ricardo

Un problema a resolver, otro “resolver” más, será enseñar a los cubanos que la guerra de la independencia de Cuba no es como la pintan los dibujos animados de Elpidio. A la guerra de Cuba solo iban los españolitos que no tenían 10 euros para librarse de ella. Los españolitos no querían esa guerra.

Que lo confundan con un gallego, eso no lo podemos arreglar, imaginase si un día se le ocurre pasear por La Habana en pantalones cortos, no lo dejarían ni respirar. No se lo aconsejo

Yo también pensaba que era un cura. La foto es de un cura. Además con misal y dando la bendición. Pero me di cuenta de un detalle, que los curas dan siempre la bendición con la mano derecha y usted la da con la izquierda. Por ahí lo pillé.

Fecha: 29/01/2008 06:02.


gravatar.comAutor: Fabian Pacheco Casanova

Yo tambien me senti en ocaciones un extrano en mi tierra.... Un solo hombre hablando, dando estadisticas a medias men tiro sas, sin prensa, sin radio, y inconfundiblemente el pais mas atras caminaba.... !Ni hombre se sentia el que sentimientos li bres y huma nidad en sus corazones covijaba....Fabian....Pacheco...Casanova....

Fecha: 29/01/2008 08:13.


gravatar.comAutor: Fabian Pacheco Casanova

>>>Por la razon anteriror muchos miles y miles nos lanzamos a la lucha desigual contra el solo hom-bre de barbas que solo sabia mentir y undir nuestra re-pu-blica en el INFERNO......Fabian Pacheco Casanova....

Fecha: 29/01/2008 08:17.


gravatar.comAutor: Enrique R. Martínez Díaz

La mamá de una compañerita de estudios de la primaria me preguntó una vez si mi padre era español; el viejo había nacido en Guanabacoa, pero sus abuelos si eran de no sé que parte de la Madre Patria (a juzgar por los apellidos, los de mi abuela materna, Oller Andreu, debió ser catalana; casi todos los Martínez que vinieron de España tengo entendido que eran gallegos); las confusiones son cosas cotidianas; un prieto del barrio, con los que jugué una y mil pitenes en las esquinas, y millones de datas, me saludó un dia en la guagua: !Hey, dóctor!; y se bajó en la parada siguiente; a los pocos minutos, una viejita que iba sentada al lado mio quería que la consultara en la ruta cinco en la cual me dirigía hacia la Plaza de la Revolución. Una vez en el Latino, me puse a alardear de números de los peloteros, y un loco que había allí me preguntó que si yo era Arnelio Alvarez (el estadístico de Radio Rebelde) Cosas que pasan.

Fecha: 29/01/2008 14:21.


gravatar.comAutor: Diosmel Rodriguez

Luis usted ha sido un hombre con suerte, ser confundido con un americano en su tiempo de adolescente casi podía llevarse esa condición con gran orgullo. Siguió con suerte, porque la metamorfosis política y social lo volvió ha situar en su juventud dentro de una categoría étnica considerada superior y privilegiada, la rusa (para esa fecha era soviética). Y al final, ser catalogado como un extranjero en Cuba, eso más que un honor es un privilegio.
Mi caso es mucho más triste que el suyo. Siendo cubano, me confundieron con un extraterrestre y me negaron todos mis derechos. Cuando hice uso de ellos, me echaron tres años de cárcel. Cuando salí de la prisión no recuperé mi condición de cubano y tuve que marcharme al extranjero.
En tierra extraña pero libre, llevé a cabo las mismas ideas por lo que fui encarcelado en Cuba, y entonces se me premia. Vuelvo a Cuba para desarrollarla y se me encarcela de nuevo. Proyecto con el cual había recorrido gran parte de América Latina y qye ya adquiría cierto reconocimiento internacional. Tanto es así, que formo parte de de la Red Latinoamericana para la Democracia, que próximamente se reunirá en Panamá.
Mi proyecto, desarrollar un sistema cooperativo en Cuba de acuerdo a los principios del cooperativismo internacional, auspiciados por la Alianza Internacional de Cooperativas (ACI).
Toda la información desde el principio, 5 de mayo de 1997, la pueden encontrar en www.proyectorural.org
Y para finalizar, fijese si tiene suerte, que es los primeros que le permiten tener un blog en Cuba, que pueda recoger comentarios y además publicarlos. Quiero terminar parafraseando poéticamente a Nicolás Guillen, con algo así como:

“Cubano, porque piensas tu,
Cubano, que te odio yo,
Si tu eres yo y yo soy tu,
Si somos la misma cosa, tu y yo.
No sé por qué piensas tú,
cubano, que te odio yo”
Diosmel Rodriguez
rdiosmel”yahoo.com

Fecha: 01/02/2008 21:04.


gravatar.comAutor: FACT

Estoy en estado de estupor absoluto y me pregunto como ha podido ser....

Yo recuerdo haber leído un artículo suyo en la Bohemia hace unos 20 anhos atrás. Se llamaba algo así como "El honor de ser humildes". No quiero debatir el contenido, baste decir que no concordaba en aquel entonces, joven y sin experiencia, con el contenido ni el enfoque. HOy, ya no tan joven, pero con mucha más experiencia tampoco concuerdo con su concepto de humildad.

Sin embargo, vengo a quitarme el sombrero ante su propia evolución. Hoy con la Internet y los blogs parece Ud. estar, de nuevo como bien observa Diosmel, entre los mas privilegiados en Cuba y ahora nos muestra su parte pluripartidista y tolerante...

Si tuviera tiempo me encantaría leer un balance suyo sobre los últimos 20 anhos del sistema en Cuba...que ganamos, a donde llegamos y quien seremos despues del cambio que se avecina ?

Fecha: 10/02/2008 18:47.


Añadir un comentario



No será mostrado.






Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris