Facebook Twitter Google +1     Admin

ORACIÓN DEL HOMBRE SATISFECHO

20071231142902-jesuscristo.jpgPor Luis Sexto

Eres, Señor,  el último y el primero de los transeúntes que he dejado atrás, difuminándose en el polvo que la sábana de mi memoria nunca vuelve a recoger.

¡Se está tan bien bajo las sosegadas necesidades del que no tiene prisa! ¡Qué dicha alzar nuestra tienda entre las cuentas cuyas apariencias acreditan el heráldico ceremonial de los triunfadores!Lo admito, Señor: cada uno de aquellos peregrinos Te representaba en su insolvencia y cada uno pedía la solidaria compañía de quien también Te representaba.  Lo olvidé, sin embargo, bajo el parejo sonido del auto, el apacible rodar de quien nunca tendrá urgencias de llegar a donde va.

Ah,  Señor, suscita el único milagro deseable en mis presuntas bodas con la caridad: cambia el vino  por un agua democrática y servicial. Llena mis vasijas con los residuos contaminados del extraño don de compartir, Señor.  
31/12/2007 09:26 Luis Sexto #. Ética



Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris