Facebook Twitter Google +1     Admin

EL COHETE QUE VOLÓ BAJITO

20071205141700-cohetes.jpgPor Luis Sexto

Anécdotas cubanas 

El ambiente campestre del reparto Casino Deportivo se resentía del bullicio de centenares de personas. El público se aglomeraba atraído por el momento en el que verían al progreso ganar certeza, saltar límites...

La expectación y la ansiedad se filtraban entre la brisa y la luz de aquella mañana.

Algunos, sin embargo, esperaban confirmar si, como pregonaban ciertos vaticinios, el episodio derivaría  hacia un final ruidoso y chusco.

Solemnes y discretos, los funcionarios del gobierno habían concurrido a la cita. Escéptica e incisiva, la prensa.

En medio del gentío,  aquel artefacto... revestido de aluminio en las 50 pulgadas de su fuselaje de bala.Dentro de unos minutos despegará oficialmente, en La Habana, el primer cohete postal cubano.

Entonces el mundo pretendía acelerar el correo utilizando la aviación y la cohetería, todavía incipientes. El Club Filatélico de Cuba se sumaba a los experimentos de otros países. Era el 15 de octubre de 1939.

El pirotécnico Antonio Funes, fabricante del proyectil, encendió la mecha de la pólvora.

Humo.

Silencio.

Vista arriba.

A los pocos metros de altura, el cohete cayó vencido. Como vela sin viento.

Carcajadas.

Decepción.

Un sello de correo registraba el hecho. Y muchos años después, esa estampilla verde, pieza casi inasible, se convertía en el punto de partida de la temática del Cosmos, entre los filatelistas del planeta.

(Del libro inédito Historias de bolsillo)
05/12/2007 08:55 Luis Sexto #. Curiosidades



Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris