Facebook Twitter Google +1     Admin

LA VERDAD SOBRE VITRAL


Una nota desde Miami 

El Duende (Miami) -Sigue el debate sobre  la revista católica Vitral. Un sacerdote católico  cubano cuyo nombre no vamos  a mencionar porque no estamos  autorizados  para  ello,  nos envió una nota  en la  que en  nombre de  la  verdad dice que quiere  poner  los puntos  sobre   las ies  en cuanto  al  debate  que se  ha suscitado  tanto  en Miami  como  entre  los religiosos  de  la  isla, en  torno a  la revista  “Vitral”, que se venía publicando bajo los auspicios  del  Obispado  de la  ciudad  de  Pinar.  Primero- nos  dice  el sacerdote remitente- que  no  es   cierto  que  la suspensión  de  la impresión  de  Vitral  dirigida  hasta  ahora  por  el laico católico Dagoberto Valdés,  se  deba  a  falta  de  recursos económicos para  tinta  y  papel como se informa  a  los lectores  en  el último  número impreso  de  esa publicación. Quien  dio esa  falsa explicación  fue el  director  de  la  publicación  y  no  el  Obispado de Pinar  del  Río.
Segundo que la  Revista  Vitral  no ha  sido  clausurada    por  el gobierno cubano tal  como  se  ha  querido  presentar  en  el  exterior mediante informaciones  periodísticas. Nada  tuvo que  ver  el  gobierno  de  la isla con  ese  hecho.
 Tercero  que tampoco  ha  sido  clausurado  el “Centro de Formación Cívico Religiosa”, el  CFCR   del  cual  dependía   esa  publicación.
Cuarto  que lo que  ha  pasado  con  la  revista  Vitral  ha sido  lo siguiente. Que  su  director  el señor  Dagoberto  Valdés, desde  que  se creo  ese  órgano  de  información  y  orientación  cristiana  bajo los
auspicios  del  Obispo  de  Pinar  del  Río  Monseñor    José Siro González -hoy  en  retiro-, ha  venido manteniendo  una  línea  editorial de contenido más  político  que  religioso,   que  no  es  en  realidad  el camino que desea la  dirección  de  la  Iglesia  de  Cuba,  a  diferencia de la Iglesia Católica  cubana  de  Miami con  vínculos  muy  estrechos con  la extrema derecha  del  exilio.
  El   nuevo  Obispo  de  Pinar  del Río, Jorge  Serpa, que ha sustituido  al Obispo   Siro  González , decidió  con todo  su derecho,  con  respecto  a la revista  Vitral  y  al  “Centro de Formación Cívico Religiosa”, imprimirle para  el  futuro, tanto  a ese  Centro como  a  Vitral,  un  carácter más acorde  con  la misión  pastoral  de  la  Iglesia  de  manera  que ni esa institución  ni  su  revista continúen siendo  un  instrumento  de  tipo político en  franca  confrontación  con  el  Estado,  línea  editorial que venía  siendo  sostenida  por  el laico  Dagoberto  Valdés ,  en  tiempos del Obispo  González,  quien  compartiendo  o  no esos  puntos  de vista al  menos  los  toleraba.

El  nuevo  Obispo de  Pinar  del Río  Jorge  Serpa,  sencillamente ha tomado el  toro  por  los  cuernos  y quiere  imprimirle a  la  revista  Vitral un carácter religioso  y  no  político,  como  misión de  esa  publicación. La posición  del  nuevo  Obispo  se  resume en  unas  declaraciones  suyas donde  dice  al respecto: “Se  va  a  mantener en   la   revista la verdad  basada en el Evangelio y en  la  Doctrina  Social  de  la  Iglesia Católica  sin caer  en  expresiones agresivas y contestatarias”. 

Eso  es  todo. Y  termina  diciendo  el  sacerdote  autor  de  esta  nota: Si  el señor Dagoberto  Valdés  quiere  seguir  haciendo  política  en  Pinar  del Río que  lo  haga  como  opositor  abierto  del   gobierno cubano como  lo hacen  otros  disidentes,  pero  que no  se  siga  escondiendo debajo  de la sotana  del señor  Obispo como  lo  venía haciendo  hasta  ahora, tratando de llevar  a  la  Iglesia  por   un  camino  que  no  es  el  que  ella desea. Sencillamente  el  Obispo  Serpa no  es  monigote  de  nadie,  ni del  gobierno  cubano,  ni  del  cardenal  Ortega  ni  mucho  menos del señor  Dagoberto  Valdés.  


 

23/04/2007 15:31 Luis Sexto #. Política



Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris