Facebook Twitter Google +1     Admin

“EL PRESIDENTE DEL MUNDO”

20060917150626-usa.jpg

Por la Lic. Rosa Maria Hernández

Una colaboración desde República Dominicana

Cuando recorremos con las miradas, hurgando en los hechos y acciones que envuelven la humanidad, tenemos que admitir que estamos ante la presencia omnipresente y omnipoderosa del “Presidente del mundo”.

Un Presidente Universal, con pocas letras en su nombre, pero con una capacidad ilimitada de expandirse. Es especie de  virus mundial incontrolable. Entra y sale cuando quiere de los territorios. Emprende y reprende a quien incluye en su larga lista “de terroristas”.

Un mandatario  que no conoce límites ni  fronteras, para quien no se escribieron algunos artículos de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, para quien el derecho de los seres humanos no cuenta en su integridad y respeto.

Un monstruo disfrazado de hombre para quien Dios hizo a los seres humanos desiguales aunque, en especial uno por encima de los demás, él, quien no escucha las voces de las mayorías, ni menos la de su propio pueblo.

Nadie votó  para escogerlo como “Presidente del planeta” pero él lo es por decisión propia ante la mirada indiferente de la mayoría, la actitud  solidaria de otros y la renuencia y rebeldía de unos pocos (Cuba, Venezuela, Irán, Bolivia, por ejemplo).

Para ese “Presidente del mundo”, los organismos internacionales son figuras decorativas que en muchas ocasiones utilizas a su antojo y pasa por encima a sus decisiones. Pero es que  “Presidente del mundo”  también se atribuye la función de ser juez del planeta.

Investiga donde quiere, castiga como quiere y establece sus cárceles- prisiones donde quiere, sin explicación para nadie, con modernas formas de torturas que solo ellos conocen y donde solo se muestra y dice lo que él y sus títeres quieren que sé conozca, su parte diminuta de la verdad.¿Que hay de los otros, de sus voces? ¿Enmudecieron todos los demás países ante este juez del planeta que decidió aplicar la justicia que él quiere? Unos pocos hacen frente en el otro extremo, pero son los menos ante todos los que permanecen indiferentes.

Tal parece que es más conveniente y fácil adoptar una postura de flexibilidad y genuflexión  ante el protagonista del momento, mientras siguen los privados de libertad sin derechos a defensa porque han sido marcados con el signo de terroristas, claro algunos podrían serlos, pero hay muchos inocentes con graves acusaciones.

El mayor terrorista de la humanidad es el Presidente del mundo y se sienta en la silla de juez del planeta. Los acusados los decide él, los juzga él y los condena él sin derechos a réplica, ni defensa. ¿Hasta cuándo existirá el silencio? ¿Cuándo un basta ya, con acciones que vayan hacia todos los puntos cardinales? ¿Cuándo la humanidad caminará por la calle amplia de la libertad y el respeto de las fronteras que definen en cada espacio como personas especiales en cada territorio?

¿Es qué la globalización trajo consigo, además de todos los percances, un Presidente global para la humanidad? ¿Será eso? Me niego aceptarlo, me niego a creerlo.Utilicemos más a la mayoría para decidir el destino de nuestros pueblos. Es tiempo más que suficiente para que la minoría deje de controlar la humanidad. Asumamos nuestro rol en la historia, somos más, y realmente  ¡otro mundo mejor he posible!

(Enviado por el periodista Félix Bretón)

17/09/2006 10:11 Luis Sexto #. Política



Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris