Facebook Twitter Google +1     Admin

El Cabo de las mil visiones, último libro cubano sobre Guanahacabibes

20060302025454-libro.jpg

Texto y foto Ronald Suárez Rivas

Para el comandante Julio Camacho Aguilera, quien ha estado durante décadas muy vinculado a la península de Guanahacabibes, El Cabo de las mil visiones, el último libro del periodista Luis Sexto, presentado recientemente en Sandino, “posiblemente cierre el ciclo de aquellos que se puedan escribir basados en las narraciones de los habitantes del Cabo de San Antonio”.
“Esos hombres están desapareciendo, unos físicamente y otros se han trasladado fuera del territorio, lo que nos priva de la tradición oral que había conservado el lugar, y sus leyendas sobre los supuestos tesoros ocultos en las entrañas inaccesibles de la península”.
Luis Sexto, consagrado periodista y profesor de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, considera que sería magnífico que un autor pudiera conversar con todo el que lo lee, pues “así escribiría mejores libros”. Tal vez por esa razón, haya decidido presentar su último texto en Sandino, próximo a la península cuyos habitantes e historias le sirvieron de inspiración.
La idea de escribir este libro, publicado por primera vez en Brasil hace tres años, y que Sexto clasifica como un “reportaje mechado de testimonio”, surgió en 1990, cuando en busca de temas para la revista Bohemia, su autor llegó hasta la península de Guanahacabibes, encontró al campesino Fisco Varela y lo entrevistó.
“Enseguida supe que me había revelado un mundo y me había dado una voz narrativa. Durante tres años estuve yendo con cierta frecuencia al Cabo de San Antonio, buscando con quien hablar y oír esas historias antiguas. Algo curioso: después que entrevistaba a aquellos viejos octogenarios se iban muriendo, como si, al descargarse de toda esa memoria, quedaran vacíos”.
En el libro no aparece la totalidad de esas personas, pero sí, afirma el autor, cuanto dijeron.
“Quise evadir el periodismo más simple, y sinteticé todas las biografías en un personaje ficticio, pero objetivo, a quien llamo ÉL. La voz es la de Fisco. Las vivencias, las de todos.
“Topé en El Cabo con un mundo que pedía ser nombrado, construido o reconstruido mediante la literatura, y a ese fin dediqué varios años: oír, ver, leer, valorar. Y luego narrar.
“Me introduje en la presencia discreta de un reportero o un entrevistador que solo provoca a su entrevistado, y luego reordena lo oído sin distorsionarlo”.
El Cabo de las mil visiones es un libro breve, pero con la virtud de que puede nutrirse de nuevos hallazgos. Recoge la tradición oral, y algo de la historia local, de un paraje casi desconocido por la generalidad de los cubanos.
Desde el punto de vista socioliterario, su autor pretendió haber testificado la existencia de una cultura popular, o de cierto folclor en el Cabo, además de haber recreado un modo de decir típico, casi poético, de los caberos, sin haber reproducido el habla de todos los días, aunque sí ciertas palabras propias de ese medio.



“Disfruté mucho mientras lo escribía, -afirma Sexto-, a pesar de que lo hice junto al lecho de mi hijo menor mortalmente enfermo. Me ayudó mucho hacerlo. Y ya uno va aprendiendo que la literatura, el oficio de escribir, es algo más que una profesión, o una pose, un medio de vida. Es a veces un drama”.




Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris